JORNADA NBA

/ PLAYOFFS 2018

Los Celtics acceden a la final del Este tras ganar 114-112 a los Sixers

Tatum y Brown lideran al equipo bostoniano y Horford resulta esencial en el último cuarto

Grandes partidos sin premio de Embiid y Saric en la escuadra de Filadelfia

Ángel Mustienes |

Hasta aquí llegó la fantástica temporada de los Sixers. Al equipo de Filadelfia le faltó experiencia para poder doblegar a los Celtics y eso se notó en los finales apretados. Volvió a suceder en el quinto partido. Victoria de Boston por 114-112 para imponerse 4-1 y acceder a las Finales del Este.

Ya hay final de conferencia: Celtics-Cavaliers, la misma del año pasado. 

Jayson Tatum y Jaylen Brown lideraron a los locales, Al Horford resultó esencial en el último cuarto y jugadores como Marcus Smart y Aron Baynes tuvieron su importancia en el juego, pero si alguien marcó la diferencia, ese fue Brad Stevens con respecto a Brett Brown.

El técnico visitante se quedó sin tiempos muertos en los momentos de la verdad y su equipo lo pagó, además de olvidarse durante gran parte del encuentro de Marco Belinelli cuando los Sixers precisaban de experiencia para intentar solventar el encuentro.

Stevens, mientras, estuvo siempre en su sitio, guardó bien los tiempos muertos e incitó, con muy buen criterio, a Marcus Smart a que fallara un tiro libre a 2,4 segundos del final para que el partido se extinguiera con 114-112 sin permitir una respuesta del rival. Eso sí, ¡Smart tiró a fallar y anotó de casualidad! Luego, Sixers no pudo diseñar esos 2,4 segundos finales porque no tuvo un tiempo muerto a su disposición y la jugada no tuvo ni orden ni concierto.

Final muy emocionante

El partido fue bello y emocionante. Los locales se marcharon por 9 puntos al descanso (61-52) gracias a un parcial de 8-0 culminado por un triple sobre la bocina de Terry Rozier.

Luego, llegaron a tener una ventaja de 12 puntos (75-63) mediado el tercer cuarto tras 2 tiros libres de Baynes.

Los Sixers recuperaron en los últimos 6 minutos del cuarto para terminarlo con solo un punto de desventaja (83-82) tras hacer Boston un 6 de 20 en el tiro y perder 6 balones en el cuarto, un período en el que brilló sobremanera Joel Embiid, el mejor de Sixers junto a un Dario Saric otra vez grande. Tampoco estuvo nada mal la actuación del novato Ben Simmons.

Los Celtics terminaron el cuarto con Horford y Baynes acumulando 4 faltas cada uno. Un problema que no fue después a mayores.

El último cuarto permitió a Sixers adelantarse en el marcador (88-90) tras un triple de Robert Covington con menos de 10 minutos por jugar. Los mejores momentos de Horford situaron a Boston con ventaja de 100-94, pero Sixers reaccionó hasta el 103-107 a 1:59 del final. 

El partido era un vaivén precioso. Se entró en el minuto final con 109-109 en el marcador, Tatum anotó una canasta importante, el 111-109, con 22,5 segundos por jugar y acto seguido vino una jugada crucial: Embiid no puede bajo canasta con un físico Baynes, que pudo cometer falta, y los Sixers pierden la bola tras una buena acción defensiva de Rozier. Restaban 10,2 segundos.

Rozier puso el 113-109 con 2 libres y J.J. Redick mantuvo las esperanzas de su equipo tras meter un triplazo a 3,8 segundos del final (113-112). Luego vinieron los tiros libres de Smart (con anotación de uno sin querer) y la mala acción postrera de Sixers al no disponer de un tiempo muerto. Ahí moría la temporada de los de Filadelfia.

Los mejores del partido

El encuentro fue bonito, pero muy trabado por el gran componente físico del mismo, traducido en 55 faltas que derivaron en 72 tiros libres.

Jayson Tatum (25 puntos) y Jaylen Brown (titular con 24 puntos y 10 de 13 en el tiro) lideraron a los locales. Con Rozier en 17 puntos, muy buenos partidos de Smart y Baynes y gran solidez de un imprescindible Horford, que acabó con 15 tantos, 8 rebotes y 5 robos en 39 minutos de acción.

En el bando perdedor, inmensos Joel Embiid (27 puntos, 12 rebotes y 4 tapones en nada menos que 39 minutos) y Dario Saric (27 puntos, 10 rebotes y 3 de 3 en el triple). Además, 18 puntos, 8 rebotes y 6 pases de canasta de Ben Simmons, con algunos toques de calidad estratosféricos. Belinelli solo jugó 11 minutos.