PLAYOFFS 2017

San Antonio gana en la prórroga con Green y Ginóbili decidiendo

Leonard no juega la prórroga, Green hace 7 puntos y Manu tapona el último tiro de Harden

Harden lidera a Houston con un triple-doble pero su equipo pierde 110-107

|

Cómo seguir siendo dios cerca de cumplir los 40. Manu Ginóbili sigue decidiendo partidos cruciales, tal y como demostró cuando taponó el último tiro de James Harden sobre la bocina de la prórroga. Ganaba San Antonio 110-107 y Harden buscaba el empate con un triple.

Hasta llegar a esa jugada mediaron muchas cosas. El inservible triple-doble de Harden, que hizo una mala prórroga, la doble lesión más que preocupante de Kawhi Leonard, sentado en la banda durante toda la prórroga, los 7 puntos de Danny Green en la recta final del tiempo extra y esa defensa de Spurs en la última jugada del partido, una defensa sensacional que capitaneó primero Patty Mills y luego Manu Ginóbili.

Con esta victoria agónica, los Spurs se adelantan 3-2 en la serie, pero habrá que ver en qué queda la lesión de Leonard.

Spurs 110 Rockets 107 (tras prórroga) (3-2)

¡Cómo cambian las cosas en un mismo partido! San Antonio tuvo posesión ganadora en el último cuarto y la erró estrepitosamente. Sin embargo, hubo de afrontar la última jugada de la prórroga defendiendo su ventaja y su labor resultó impecable para ganar. Fue una defensa final formidable.

El partido anduvo siempre muy igualado y, aunque no lo pareciera, empezó a complicársele sobremanera a los Spurs cuando Kawhi Leonard se lesionó el tobillo izquierdo en el tercer cuarto, aunque antes pasara prácticamente inadvertida otra lesión que afectó a su rodilla derecha. Esa doble lesión hizo que el alero jugara intermitentemente en la recta final del último cuarto y no pisara la cancha en toda la prórroga.

El partido llegó a su final reglamentario con 101-101 en el luminoso y empezó una prolongación que no registró punto alguno en sus primeros 2 minutos y que, sin embargo, estuvo vibrante y anotadora en su parte final. 

Un triple de Patrick Beverley abrió la lata y entonces emergió Danny Green, que en los últimos momentos del partido anotó 7 puntos providenciales en forma de triple, 2+1 y tiro libre. Con 15 segundos por jugar, San Antonio ganaba 110-107 gracias a la efervescencia de Green y el balón era para Houston. Y llegó la jugada crucial.

Atacaron los de Mike D'Antoni y Patty Mills estuvo a punto de robar el balón a Eric Gordon. Se luchó por la bola encarnizadamente, con ambos jugadores tirados por el suelo, y la cosa quedó en un salto entre dos a falta de 9 segundos.

El salto fue para Gordon y la bola acabó en manos de Houston, pero en esos segundos finales la defensa local fue antológica, con tremenda presión sobre el balón, y el triple de Harden para empatar el partido fue taponado sobre la bocina por Manu Ginóbili, que emergía como héroe con todo merecimiento.

Hasta esa prórroga llegaron los dos equipos tras un cuarto final complicado en el que, a falta de 5 minutos, Houston ganaba 91-94 tras hacer los Spurs un 2 de 14 en los primeros 7 minutos del cuarto que llegó a extenderse poco después hasta un 2 de 17. Había mucha emoción, pero el juego no era para tirar cohetes.

Un triple de Gordon sobre la bocina de la posesión había puesto un inquietante 94-99 para Houston. La grada del AT&T Center no las tenía todas consigo, pero entonces respondió Mills con otro triple y anotó poco después LaMarcus Aldridge para empatar a 99 con 1:37 para el final.

Hubo emoción, mucha emoción, en el final del último cuarto con Manu ejerciendo su primer milagro al anotar un canastón a 34 segundos del final que puso el 101-101. Luego, Harden hizo falta en ataque a Jonathon Simmons y Spurs tuvo jugada de 11 segundos para ganar.

Posesión final sin Leonard y con Pau Gasol en pista. Pero fue un desastre monumental, con Mills jugando mal la posesión y anotando un triple ganador fuera de tiempo y con Gregg Popovich pegando una monumental bronca a Gasol cuando todos se iban a la banda terminado el partido y a la espera de la prórroga.

Luego, todo se olvidó, con la afición entusiasmada por una victoria en un encuentro que pudo ser la tumba de San Antonio.

Leonard terminó, a pesar de su ausencia en la recta final, con 22 puntos y 15 rebotes, Mills fue titular indiscutible, disputó 43 minutos e hizo 20 puntos, y Aldridge se fue a 18 con 14 rebotes tras jugar 42 y hacer un pobre 7 de 21 en el tiro. Además, 16 puntos de Green tras su gran prórroga. Del novato Dejounte Murray nada se supo. Ni siquiera jugó.

Entre los suplentes destacaron Simmons y, sobre todo, Ginóbili. Tremendo el de Bahía Blanca. Jugó 32 minutos espléndidos e hizo 12 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias. Nada que ver con la decepcionante actuación de Gasol, que solo estuvo 20 minutos en acción, pese a ser titular, y que aportó 4 tantos y 5 rebotes.

Los Spurs capturaron 18 rebotes ofensivos, solo perdieron 7 balones y supieron llevar el cuarto final, con Leonard ya medio K.O., a su terreno para con un cortísimo marcador de 15-16 forzar la prórroga.

Harden completó un amargo triple-doble con 33 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias. Además, Houston contó con un gran Beverley (20 puntos y 5 triples) y un notable Ryan Anderson (19 tantos). Trevor Ariza sumó 9 puntos y 8 rebotes en 40 minutos, el equipo tiró 48 triples y únicamente 38 tiros de 2 y D'Antoni utilizó una rotación de solo 7 jugadores.