Brandon Ingram firma su contrato con los Lakers

El nº 2 del draft era el único jugador de primera ronda aún pendiente de incorporarse oficialmente

|

Brandon Ingram ha firmado finalmente el contrato que le unirá a los Lakers los próximos años
Brandon Ingram ha firmado finalmente el contrato que le unirá a los Lakers los próximos años (via @Lakers)

Ha tardado más de lo esperado, pero, finalmente, Brandon Ingram es ya oficialmente nuevo jugador de Los Angeles Lakers. El número 2 del pasado draft firmó este martes el contrato que le vinculará con el equipo las próximas 4 temporadas. Sólo quedaba él por hacerlo.

El resto de jugadores elegidos en la primera ronda del último draft ya habían firmado sus respectivos contratos a lo largo del verano con la excepción de Guerschon Yabusele y Ante Zizic (Celtics) y Furkan Korkmaz (Sixers), jugadores todos ellos que permanecerán en ultramar la próxima temporada, Yabusele, en China y los otros dos, en Europa.

De entre los jugadores de la parte alta del draft que iniciarán en octubre su primer año en la NBA, únicamente la rúbrica de Ingram estaba pendiente de materialización debido al interés de los Lakers por preservar al máximo su espacio salarial en previsión de poder realizar alguna incorporación de última hora.

Esa incorporación final ha sido la del chino Yi Jianlian, que consumió lo que restaba de espacio salarial en la franquicia y, tras su firma este lunes, dejaba el paso abierto a la incorporación de un Ingram que, en contra de la costumbre de los Lakers, había participado en la Liga de Verano pese a no tener contrato.

Un jugador muy joven y con mucho potencial

Ingram es un alero de 2,06 formado en Duke que aún no ha cumplido los 19 años, lo hará en unos días, y en el que los Lakers parecen haber depositado buena parte de sus esperanzas de futuro en la era post-Bryant que se abre ante ellos.

Destaca por su enorme envergadura en un cuerpo por ahora delgado que los Lakers están intentando rellenar lo antes posible, buscando que gane kilos, músculo y la explosividad necesaria para afrontar con garantía su posición en la NBA y poder rentabilizar al máximo sus cualidades físicas y técnicas.

Con un excelente manejo del balón para su estatura, sus movimientos sin balón y su fiable tiro en suspensión le convierten en una poderosa arma ofensiva en potencia y a poco que fortalezca su físico promete convertirse en una pesadilla para sus defensores.