¿Tiene Kentucky rival?

Kentucky es a priori el gran favorito; Gonzaga, Wisconsin y Texas, posibles outsiders

|

Dio comienzo la temporada de baloncesto universitario. Estamos inmersos en pleno calendario Non-Conference y tengo un problema. Toda la alegría y felicidad que ello me produce es directamente proporcional a la sensación de vértigo, velocidad y desbordamiento con  toda esta marea de partidos, con toda esta marea de torneos que en estos momentos se disputan. Champions Classic, Tip-off Marathon, Maui Invitational, Puerto Rico Tip-off, Legends Classics, Battle 4 Atlantis, Orlando Classics...Te pillan fresco, ávido de baloncesto colegial, lo quieres ver todo. No te perderías por nada del mundo un choque entre la universidad Presbiteriana del sur de Dakota del Norte contra La universidad Metodista del Estado de Nevada.

Toda esa vorágine de partidos hace que poco a poco, día a día, tu lista de encuentros “no vistos” vaya en aumento. Muchas veces pienso que soy una especie de versión baloncestística de Adam Richman, el presentador de Man v. Food (Crónicas Carnívoras en España). A las 2 o 3 semanas, el atracón de baloncesto universitario comienza a ser importante y sabiamente piensas que a no ser que se produzca la reencarnación de Wilt Chamberlain, otro Universidad Presbiteriana del sur de Dakota del Norte vs. Universidad Metodista del Estado de Nevada lo verá Rita...

El rival a batir

Cambiando de tema y ciñéndonos a lo que nos atañe, hay que hablar de Kentucky. A nadie que siga la NCAA se le escapa que los Wildcats juegan en otra liga, en otra división, en otro planeta. Todos los partidos disputados hasta ahora más parecen entrenamientos que choques deportivos. La superioridad de los chicos de Calipari es total. Prueba de ello la puede dar Kansas, conjunto llamado a estar en posiciones de honor a final de temporada. La debacle de los Jayhawks ante Kentucky fue de las que duelen. El 40-72 final lo dice todo.

Calipari sabe que tiene un gran equipo, sabe que tiene calidad y sabe que tiene cantidad. Solamente los Wildcats pueden permitirse el lujo de tener 10 jugadores de altísimo nivel. Sólo Kentucky puede permitirse tener a 9 All Americans en plantilla. De inicio saltan con los hermanos Harrison, Alex Poythress, Karl Towns y Willie Cauley-Stein. Cuando toca rotar, lo hacen Tyler Ulis, Devin Booker, Marcus Lee, Trey Lyles y Dakari Johnson. Lujo asiático. Hacía mucho tiempo que no veía una selección de jugadores, juntos en un mismo equipo, tan determinante. 

Ninguno juega más de 22 minutos por partido y esto a la larga significa que Kentucky puede llegar a marzo fresco como una rosa.

¿Pero, tiene Kentucky algún rival que le pueda hacer sombra?. Desde luego que hay equipos que le pueden poner las cosa muy difíciles a los de Lexington. Vamos con 3 equipos que a día de hoy están jugando un baloncesto muy bueno, tienen talento y potencial físico.

GONZAGA. Tal vez una apuesta arriesgada la de Gonzaga, pero el equipo de Mark Few está haciendo un baloncesto muy serio. Pangos, Bell, Wesley, Wiltjer Karnowski parten de salida, más Domantas Sabonis que está jugando, como no cabía otra, a gran nivel, hacen de estos Zags un bloque sólido, poco dado a las prisas y con muchas tablas, Pangos, Bell y Wesley son ya jugadores seniors y Sabonis viene rodado de la ACB. Equipo con buena dirección, amenaza exterior y fuerza interior.

WISCONSIN. Posiblemente, a día de hoy, los Badgers sean el mayor rival que el que se pueda enfrentar Kentucky. Como siempre, los de Bo Ryan basan su juego en una sólida defensa. En ataque, la versatilidad que le dan sus jugadores hace que generen peligro desde cualquier zona del campo. Traevon Jackson, Josh Gasser, Sam Dekker, Nigel Hayes y Frank Kaminsky son el quinteto de gala. En la rotación, Bronson Koenig, Duje Dukan y Vitto Brown son jugadores importantes, sobre todo Brown, ya que alarga la rotación interior hasta ahora corta.

TEXAS. Para terminar tenemos a Texas. He de decir que los Longhorns, por lo que he visto hasta ahora, tienen un potencial de mejora muy grande y no porque lo estén haciendo mal, al contrario, en este equipo hay joyas que se tienen que pulir todavía un poco más. Juegan francamente bien, y en febrero-marzo si todas las piezas están encajadas y bien engrasadas este equipo puede derrotar a cualquiera. Isiah Taylor, ahora lesionado, y Javan Felix forman una pareja de bases que se complementan a la perfección. En las labores de francotirador se encuentra Jonathan Holmes, un autentico killer donde los haya. En el juego interior poco tienen que envidiar a nadie. Connor Lammert, Cameron Ridley, Prince Ibeh y uno de los mejores jugadores de primer año de toda la nación, Myles Turner, dan peso, músculo e inteligencia al juego interior de este gran conjunto que dirige Rick Barnes.

(José López-Cozar escribe sobre baloncesto universitario y es editor del blog Basketball on fire)