JORNADA NBA / PLAYOFFS 2022

Dallas borra del mapa a los Suns ganando por 33 puntos en Phoenix

Brutal defensa de los Mavs y 27-57 al descanso con Doncic y Dinwiddie a nivel estratosférico

Los Mavericks eliminan a los Suns en el séptimo para jugar la final del Oeste con Warriors

Nigel Correas |

Terremoto en la NBA. Los pronósticos hechos trizas. Atracón de irrealidad en el desierto. No, no ha sido un espejismo. Dallas Mavericks ha borrado del mapa en el séptimo juego a Phoenix Suns. Chris Paul tendrá que seguir esperando su anillo.

El abrazo final entre Luka Doncic y Dirk Nowitzki era el resumen. Una especie de enlace dinástico. La historia más grande de los Mavericks concentrada en dos jugadores europeos. La última vez que Dallas llegó a las Finales del Oeste fue con el alemán en 2011 y hubo título. Esta vez el líder es un esloveno y... el futuro siempre guarda sorpresas. Si no, que se lo digan a Phoenix.

Público local yéndose de partido al principio del último cuarto. Sin respetar a su propio equipo. Sí, a la escuadra reina de la temporada regular con 64 victorias. Sí, al vigente finalista de la NBA. Pero es que lo que había sucedido antes fue droga dura. Dallas en viaje lisérgico a los cielos artísticos de la obra maestra. Al descanso... ¡27-57! Al final del tercer cuarto... ¡50-92! Jugándose el cuarto final... máxima ventaja de 46 puntos (65-111). Y el partido terminó 90-123. Los locales no sabían donde meterse.

La serie hasta hoy, casi cartesiana: 6 partidos, 6 victorias locales. Hoy, la revolución texana. Luka Docic y Spencer Dinwiddie poniendo patas arriba el escalafón de la liga. Con sus cabriolas ofensivas. La defensa de Dallas trazando un escenario perfecto. ¡Qué modo de defender el de estos Mavs! La mano de Jason Kidd moldeando el éxito.

Ver para creer. De frotarse los ojos lo ocurrido esta noche en el Footprint Center. Dallas ya había esbozado defensas excelentes en temporada regular. Pero esto... esto fue otro nivel.

Pero para nivel el de Luka Doncic. Parece de otra galaxia. El pasado año anotó 29 puntos en la primera parte de un séptimo partido que perdió; este año ha firmado 27 puntos en la primera mitad de un séptimo juego que ha ganado. Está hecho de una pasta especial. Solo necesitó jugar 3 cuartos en los que hizo 35 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias con excelentes porcentajes. Metió 6 triples. Se lo pasó en grande. Lo de este chico bajo presión es un delirio.

Y luego estuvo la resurrección magistral de Spencer Dinwiddie. El bueno de Dinwiddie estaba en su salsa. Feliz con la presión. Respuesta a las críticas por su bajo rendimiento: 30 puntos en 25 minutos con 11 de 15 en el tiro. Se le vio en plan jugón desde el primer momento. Como a Doncic.

Jalen Brunson, sin embargo, dejó su divertimento personal para la segunda parte. Para acabar con 24 puntos. Penetró hasta la pintura riva una y otra vez.

El partido ya empezó calentito. Con Dallas defendiendo a muerte. Con una intensidad bárbara y una coordinación magistral. Phoenix metió 7 puntos en los primeros 8 minutos. El 17-27 del primer cuarto fue un aviso para navegantes. Y en el segundo cuarto ya se decidió el partido.

En el intermedio ese increíble 27-57. Doncic llevaba 27 puntos. ¡Los mismos que todo Phoenix Suns! Dinwiddie tenía 21. La última vez que dos compañeros metieron 20 o más puntos al descanso de un séptimo juego... en 1997. Pat Ewing y Allan Houston con Knicks. Entre Doncic y Dinwiddie (48 puntos) casi doblaban a Phoenix (27). Un abuso.

Suns había metido el 24,4% de sus tiros de campo en la primera mitad. Entre Chris Paul, Devin Booker y Deandre Ayton sumaban 6 puntos con 1 de 15 en el tiro de campo. Caras largas en los Suns. El pabellón mudo.

Y nada mejoró tras el descanso. La ventaja fue subiendo y subiendo. Hasta el +42 a la finalización del tercer acto. Phoenix llevaba 4 de 20 en el triple; Dallas estaba en 16 de 33. Brunson se unía a la fiesta. Y en defensa... Reggie Bullock, Dorian Finney-Smith y Maxi Kleber reinaron durante toda la noche. Y a Dallas le ha hecho mucho bien introducir en su rotación a Frank Ntilikina.

Máxima de 46 puntos para Dallas jugándose el último cuarto. Y una vez acabado ya el partido liándola Elfrid Payton. Hizo enfadar hasta al bonachón de Boban Marjanovic. Lamentable lo de Payton. Para un rato que le sacan (y ya con todo decidido) la lía. De mal en peor.

Dallas acabó con un 56,8% en campo. Dallas metió 19 triples. Dallas no falló un solo libre. Dallas dejó a Suns en 50 puntos en los 3 primeros cuartos. Dallas humilló a los Suns en Phoenix. Hubo paliza, sí. Pero no la que muchos pronosticaron.

Estos Mavs de Kidd y Doncic se plantan en las Finales del Oeste. El rival, Warriors. Las casas de apuestas, ardiendo. El mito del esloveno sigue creciendo. Y solo tiene 23 años.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar