JORNADA NBA / TEMPORADA REGULAR 2021-2022

LeBron salva a los Lakers: 39 puntos y victoria ante Indiana en la prórroga

El dominicano Duarte mete un triple increíble que lleva el partido al tiempo extra

James compensa la ausencia de Davis con un partidazo tras cumplir su primera sanción

Ángel Mustienes |

Algo se barruntaba en torno a LeBron James. Los Lakers afrontaban su visita a Indianápolis sin Anthony Davis y con LeBron viniendo de la primera suspensión en toda su carrera NBA. Y de James brotó su esencia más pura, esa que le ha llevado a ser LeBron James.

Estar a punto de cumplir los 37 años y meter más puntos que tu edad no es tarea fácil. Pero LeBron no parece un ser de este mundo a pesar de que los achaques también se detienen de vez en cuando en su cuerpo. Hoy, LeBron ha sacado su mejor paleta baloncestística para salvar a unos Lakers que no convencen a nadie, unos Lakers que empiezan a ser los reyes de las prórrogas: ¡Han jugado ya 4 partidos con prórroga esta temporada y los han ganado todos!

James tuvo que esperar para alzar definitivamente los brazos. Todo porque un novato con un desparpajo mayúsculo se inventó un triple imposible a última hora. Con 109-112 en el marcador, el dominicano Chris Duarte enchufó un triplazo desde la esquina que puso el 112-112 y que forzó la prórroga, un triple que bien podría haber sido un 3+1, pero esa es otra historia. Lo real es que el rookie metió un tiro de impresión.

Poco antes, LeBron había bailado su éxito cuando puso el 104-110 con un triple ante la defensa de Myles Turner, pero el tirazo impensable de Duarte a pocos segundos del final dejó los bailes para otro momento.

Eso sí, ese momento no tardó en llegar. Duarte se emborrachó de felicidad en la prórroga y erró todos los triples que no había errado en el partido, pecó de hambre, soñó con antelación que era ya un All-Star (el chaval tiene mimbres para ser un gran jugador), y en su pecado de juventud se le fue el estado de gracia que había adquirido con el maravilloso disparo que forzó la prolongación.

Al otro lado, LeBron, 19 años en la elite profesional, 19 años siendo referencia, mostró su lado más killer en el tiempo extra y con un par de triples puso el 114-120 en el luminoso para bailar de nuevo, esta vez ya con todo a su favor. Luego, el propio LeBron colocó el 116-122. Era ya algo definitivo, y James se coronaba una vez más.

Terminó LeBron con 39 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias, asumiendo 29 tiros, metiendo 5 triples y decidiendo en los momentos de la verdad.

Russell Westbrook metió 20 puntos con 5 de 15 en el tiro. Venía de hacer un partido colosal y no desentonó en este, sin brillar, eso sí. Al menos no restó. De hecho, con él en pista Lakers hizo un +14. Sus detractores podrán recordar alguna chufla, como el airball en un tiro cercano que dejó en el tercer cuarto, pero lo cierto es que ayudó al triunfo visitante.

Pero los que más ayudaron, obviando a LeBron, a la victoria de Lakers fueron sus suplentes. Grandísimo papel de la segunda unidad. Todos cumplieron. Malik Monk hizo 17 puntos y 8 rebotes; Wayne Ellington estuvo acertado desde el triple; Carmelo Anthony aportó 14 puntos; y Dwight Howard mejoró prestaciones.

Todo apuntaba a que Lakers podría estrellarse de nuevo. A los 4 minutos de partido el equipo ya había perdido 4 balones, en el primer cuarto había encajado 31 puntos, en el segundo ya se puso 11 abajo, al descanso Indiana llevaba 66 puntos, en el tercer acto los locales se llegaron a poner 12 arriba y en el arraque del último cuarto un 7-0 puso el marcador en 91-82 para Pacers.

Indicadores todos de un hecho incontestable: Lakers iba otra vez a remolque del rival. Los de Vogel habían sido incapaces de adelantarse en el marcador en los 4 cuartos del partido ante Knicks y lo mismo les ocurrió en los 3 primeros cuartos ante Pacers (7 cuartos al completo sin liderar una sola vez el marcador). Pero todo cambió cuando a 4:35 del final del tiempo reglamentario Malik Monk puso por fin por delante a su equipo. A partir de ahí, la mentalidad de Lakers cambió, aunque tuviera que llegar a la prórroga para ratificar ese cambio.

En el tiempo extra, Indiana perdió fuelle a base de fallos y más fallos. Solo metió 4 puntos en los 5 minutos extra.

Se quedó sin premio el partido de Malcolm Brogdon (28 puntos y 7 rebotes) y sin continuidad en el tiempo extra la gran noche de Duarte (17 puntos en 30 minutos). Justin Holiday sumó 16 tantos, Domantas Sabonis (que recibió un golpetazo de Howard y dio un golpetazo a James) logró un doble-doble y T.J. McConnell volvió a aportar.

Da la sensación de que estos Pacers dan para mucho más de lo que hasta ahora han hecho. Carlisle sigue intentando dar con la tecla. En ese camino anda Indiana.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar