JORNADA NBA / TEMPORADA REGULAR 2021-2022

Curry desactiva la rebelión de los Cavs en un último cuarto apabullante

Warriors gana 89-104 con un 8-36 en el último cuarto con Curry haciendo 20 puntos

Cleveland se hunde en la recta final a causa de la acumulación de partidos y las bajas

Ángel Mustienes |

En el momento más oportuno apareció la magia de Stephen Curry para aparcar el sueño de los Cavs y aplastar su pequeña gran revolución, porque no otra cosa era terminar el tercer cuarto ganando por 13 puntos con medio equipo lesionado, incluyendo jugadores cruciales.

A Cavaliers le mataron sus piernas y la muñeca de Curry. Sus piernas se quedaron sin energía en el último cuarto, porque no hay que olvidar que Cleveland acumulaba 3 partidos en 4 días ante Celtics, Nets y Warriors, los dos últimos en 24 horas, mostrándose competitivo ante todos sus rivales a pesar de que su enfermería no da abasto. Hoy, a las bajas de Collin Sexton, Evan Mobley, Jarrett Allen, Lauri Markkanen y Lamar Stevens, se unió la de Cedi Osman, que estaba jugando muy bien. El remate definitivo.

Al otro lado de la cancha, un equipo que no perdona, un equipo que aniquiló a los Nets exhibiendo un juego espectacular y que hoy tuvo que tirar de sus mejores bazas a última hora para enmendar lo que era hasta el inicio del último cuarto un mal partido de las huestes de Steve Kerr.

Eso sí, ¡qué manera de enmendar esos tres primeros cuartos decepcionantes! El tercer cuarto había acabado 81-68. Warriors estaba contra las cuerdas. Pero el inicio del último episodio fue una masacre perpetrada por todos los Warriors, pero especialmente por un Curry con el colmillo bien afilado.

Parcial de 0-17 para abrir el cuarto y darle la vuelta al marcador: de ese 81-68 se pasó a un 81-85. Y 13 de esos 17 puntos llevaron la firma aniquiladora de Curry, que terminó metiendo 20 puntos en un último cuarto que su equipo ganó por un alucinante 8-36 para imponerse 89-104.

La defensa de Golden State mordió, en el mejor sentido de la palabra, en el cuarto final, con Draymond Green como sumo sacerdote, un Draymond Green que, todo hay que decirlo, además de defender de cine y contagiar pasión, contó con cierto beneplácito arbitral a la hora de repartir estopa.

El último cuarto de Warriors fue perfecto. Su fondo físico aniquiló a lo poco que le quedaba en el depósito a los locales.

En los últimos 12 minutos, los visitantes firmaron 36 puntos, con 15 de 25 en el tiro de campo, metieron 6 triples (4 de Curry), solo perdieron un balón y... ¡asistieron 14 de sus 15 canastas! Cuando el equipo de Kerr mueve la bola, que esta temporada está siendo casi siempre, es una auténtica delicia verlo jugar.

En el bando contrario, el vacío interestelar. En los últimos 12 minutos, los locales ofrecieron un 2 de 14 en el tiro de campo (con 0 de 7 desde el triple) y perdieron 6 balones. ¡Cleveland desaprovechó sus primeras 12 posesiones del cuarto! Y en esas 12 posesiones los de San Francisco reventaron el partido.

Curry terminó la noche con números de MVP: 40 puntos, 6 asistencias, 15 de 27 en campo y 9 triples anotados. Hizo 40 puntos lanzando solo un tiro libre.

A su lado, un Draymond Green capital en defensa y en la circulación de balón, o cómo ser importante sin mirar al aro (solo lanzó 3 veces). El ala-pívot dio 14 asistencias.

El serbio Bjelica hizo una gran primera parte y terminó el partido con 14 puntos y 3 robos y el mexicano Juan Toscano-Anderson sumó 7 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias en 16 minutos en los que su equipo se disparó en el marcador.

Porque fueron esenciales las participaciones del mexicano y de otros suplentes como el citado Bjelica, Otto Porter Jr. o Damion Lee. Con ellos el colectivo voló.

En el lado negativo, los grises partidos de Andrew Wiggins y Jordan Poole, la inexistente aportación de Kevon Looney y el desastroso trabajo del equipo californiano, al que le faltó esta vez Iguodala, en el rebote.

Warriors, mejor marca de la liga, está ya con 13-2 y deja a Cavaliers en 9-8.

En los Cavs, 25 puntos de Darius Garland, que perdió 7 balones, y grandes partidos de un sorprendente Dean Wade (17 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias) y de un renacido Kevin Love (17 puntos y 7 rebotes en 22 minutos). Ed Davis, otra vez titular por las circunstancias, capturó 14 rebotes (¡13 en la primera parte!) y Ricky Rubio flaqueó esta vez. Sumó 10 puntos y 5 asistencias con 4 de 15 en el tiro y 5 pérdidas. Estuvo 38 minutos en cancha y se le vio muy cansado en la parte final. Además, buen trabajo de Isaac Okoro.

Golden State se va de Cleveland reforzado y con la moral por las nubes debido a su apoteósico final y los Cavaliers terminan alicaídos, pero tendrán por fin descanso, 3 días sin jugar que les van a venir muy bien.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar