JORNADA NBA / TEMPORADA REGULAR 2021-2022

Ricky Rubio destroza a los Knicks con 37 puntos, 10 asistencias y 8 triples

Los Cavs vencen en el Madison impulsados por el talento de Rubio y Evan Mobley

El internacional español consigue su récord de puntos y de triples en un partido NBA

Ángel Mustienes |

Noche mágica de Ricky Rubio en el Madison Square Garden. Escenario de lujo para una actuación fascinante del jugador español, que guio a los Cavaliers a su cuarta victoria consecutiva tras dar cuenta de los Knicks por 17 puntos (109-126).

Festival antológico del base catalán: ¡37 puntos, 10 asistencias, 13 de 19 en el tiro de campo y 8 triples anotados de 9 intentados! ¡Ricky metió sus primeros 8 triples sin fallo alguno, encestó 26 puntos en la segunda mitad y 14 en el decisivo último cuarto! Fueron 31 minutos para enmarcar, desplegando un baloncesto total en el que a su habitual maestría a la hora de dirigir el juego y su también habitual compromiso defensivo se sumó una precisión quirúrgica a la hora de abordar el aro contrario.

Lo mejor del armador de El Masnou fueron sus sabias direcciones a la hora de llevar el ataque de su equipo y el hecho de que muchos de sus triples fueron triples fabricados por él mismo. Además, nos dejó una de las mejores jugadas del encuentro cuando en el último cuarto se marchó entre dos defensores con el bote, penetró a canasta y resolvió en el aire cambiándose el balón de mano. Pura 'delicatessen'.

El anterior récord anotador de Rubio en la NBA estaba en 34 puntos y databa de 2018. Lo consiguió en las filas de Utah Jazz ante los Spurs.

Terminó Rubio con una sonrisa de oreja a oreja y con la felicitación de todos los que le rodeaban y finalizaron los Cavs con otro triunfo que lleva al equipo de Bickerstaff a un arranque de temporada soñado: ¡7 victorias en 11 partidos! El equipo está cargado de talento joven, pero... pocos, por no decir nadie, había pronosticado un inicio de este calibre.

Entre ese talento joven, una joya: el novato Evan Mobley. Nueva exhibición de calidad del espigado jugador, que se fue a 26 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias, con 11 de 15 en el tiro y 2 triples anotados. Tiene baloncesto para aburrir este chico y un futuro que puede ser presente ya mismo. Sus primeros pasos en la NBA están siendo muy convincentes.

La única mala noticia en el festivo presente de los Cavs fue la lesión de Collin Sexton. Solo pudo jugar 13 minutos. Habrá que ver cómo está la rodilla dañada.

Cleveland sigue creciendo a pesar de sus problemas físicos, con Kevin Love, Lauri Markkanen y, ahora, Collin Sexton fuera de juego. Bickerstaff está haciendo un gran trabajo con esta plantilla.

Jarrett Allen se marcó otro muy buen encuentro con 18 puntos y 17 rebotes y Darius Garland sumó 16 puntos, con 2 triples definitivos que pusieron el 106-122 en el marcador para matar a los Knicks con un parcial de 0-9 en la recta final del juego.

No estará muy contento Tom Thibodeau con su equipo. No entra en los planes del técnico encajar 126 puntos. La defensa neoyorquina no compareció en el partido y el talento ofensivo del equipo, que lo tiene, no fue suficiente para acallar a estos sorprendentes Cavs, resultando crucial el abismo que separó a ambos equipos desde el triple, ¡con Cleveland metiendo 19 con un 54,3% de efectividad a partir del éxtasis de Ricky desde el perímetro!

El partido había llegado al descanso con 57-56 a favor de los Knicks, con Evan Fournier, Julius Randle y Derrick Rose, esta vez titular, liderando la ofensiva local.

Fue en el tercer cuarto cuando Rubio y los Cavs rompieron la baraja. Ricky, que había partido como suplente en el encuentro, arrancó el tercer cuarto como titular y con 59-57 en el marcador inició su espectáculo mayúsculo, ¡incluidos 4 triples de 4 intentos en 3 minutos que dejaron el marcador en un 66-75!

El tercer acto fue de Cleveland, un equipo que defiende, que lo terminó ganando 18-33 para afrontar el cuarto final con ventaja de 75-89.

Cleveland aguantó bien en esos 12 minutos finales los arreones ofensivos de Knicks, y solo se metió en problemas con las excesivas pérdidas de balón. Fue un último cuarto ofensivo en el que Rubio metió 14 puntos para consolidar el triunfo de los suyos.

New York tuvo a 6 jugadores en dobles dígitos, pero estuvo mal desde el triple, su trabajo en el rebote resultó deficiente y su defensa dejó mucho que desear a lo largo de todo el encuentro.

Randle acabó con 19 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias, Rose añadió 17 puntos y Fournier, que desapareció tras el descanso, 15. No jugó Kemba Walker, y fueron bastante buenos el cuarto final del joven Quickley, así como los escasos 11 minutos que permaneció el cancha el espectacular Toppin.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar