JORNADA NBA / temporada regular 2020-2021

La frescura de Kemba Walker impulsa a los Celtics ante Phoenix Suns

Boston vence 99-86 con grandes dosis de defensa y 32 puntos de Walker

Los Celtics sobreviven a la baja de Jaylen Brown y a otro partido errático de Tatum

hispanosnba.com |

El cuerpo de Kemba Walker no miente: la sobrecarga de partidos le abruma y el descanso le provoca un renacimiento que suele dejar destellos del viejo Kemba. Hoy, con descanso, la frescura de Walker impulsó el triunfo de los Celtics.

Buenas dosis de defensa y gran acierto ofensivo de Kemba Walker para dominar a unos Suns cansados. Las piernas de los jugadores de Phoenix, salvo las de su jugador más experimentado, Chris Paul, se doblaron en el TD Garden.

Están los Suns en una dura gira por el Este. Ganaron ya en Milwaukee y Filadelfia, han perdido hoy en Boston y les queda jugar ante Nets y Knicks, cinco partidos complejos. Habían jugado con los Sixers 24 horas antes de medirse a los Celtics, y se vio a un equipo bastante derrengado, que además jugó sin el recientemente lesionado Jae Crowder.

Boston, mientras, respiró en equipo ganador a pesar de no poder contar con Jaylen Brown, Robert Williams III y el casi inédito Evan Fournier, y a pesar de volver a sufrir una noche espantosa en el tiro de Jayson Tatum: ¡3 de 17 en campo con 1 de 8 en triples! El alero estelar de Boston Celtics ha firmado 6 de 34 en el tiro de campo en sus dos últimos partidos, con idénticas series de 3 de 17 en cada uno de ellos. Para hacérselo mirar. Pero es Tatum. Se le puede perdonar casi todo y pronto volverá a maravillar a todos.

El equipo de Brad Stevens ha cegado el ataque del rival hasta irse al descanso ganando 53-37. Por entonces, Phoenix llevaba un 15 de 43 en el tiro de campo y un 3 de 16 desde el triple, y Chris Paul andaba con 0 asistencias y 3 pérdidas de balón, siendo como es Paul el auténtico termómetro de estos Suns.

Por el contrario, Kemba ya sumaba 19 puntos en la primera parte, con 7 de 8 en el tiro de campo y 4 de 5 en el triple. Andaba sobrado, sin que ningún otro compañero alcanzara la decena de puntos.

A partir de ese segundo cuarto, el único mérito de Suns fue evitar un final abrupto y prematuro del partido, si bien Boston lo siguió dominando sin apuros.

Jugándose el tercer cuarto, los Celtics se pusieron 21 puntos arriba (66-45), pero a partir de ahí surgió un parcial de 3-16 que llevó el marcador hasta el 69-61, incitando a pensar que Boston iba a hacer una de las suyas (sus remontadas y sus pájaras han sido constantes esta temporada). Pero no fue así. Boston resistió esta vez con notable entereza.

El tercer cuarto acabó 77-65. Phoenix estaba con un espantoso 3 de 25 desde el triple, un desastre sin paliativos, Kemba sumaba 27 puntos y Tatum presentaba un 2 de 13 en el tiro.

A los Celtics, como tantas otras veces esta temporada, les demoraba en el juego sus excesivas pérdidas de balón.

Se llegó al cuarto final y Kemba siguió a lo suyo. Metió un triple inverosímil y acto seguido le sacó otra falta en ataque a Devin Booker, que quedó eliminado a 4:37 de la conclusión. Poco después, Tatum resucitaba con 7 puntos en la parte final del partido, lo que le redimió un poco.

Kemba finalizó la noche con 32 puntos y 11 de 17 en el tiro; Tatum añadió 15 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias en otra noche para olvidar por lo que respecta a su efectividad de cara al aro; y Marcus Smart (pedazo de jugada nos dejó en el primer cuarto), en gran medida, Payton Pritchard y Tristan Thompson ayudaron. Y los Celtics han ganado 9 de sus 11 últimos juegos.

El mejor de Suns volvió a ser Chris Paul: 22 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias. Booker, gris, con 15 puntos, Bridges metió otros 15 y Ayton ofreció bien poco, tal y como le ocurriera ante los Sixers.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar