JORNADA NBA / TEMPORADA REGULAR 2020-2021

Lakers da un repaso a unos Nets desconocidos

Notables actuaciones de los recién llegados Drummond y McLemore y victoria por 101-126

Expulsión de Irving y Schröder en el tercer cuarto cuando eran los máximos anotadores

Nigel Correas |

Contra todo pronóstico Lakers pasó por encima de los Nets. Literalmente. A partir del tercer cuarto. Como una apisonadora. Defendiendo. Corriendo. Acertando desde el triple. Con actitud y aptitud. Al otro lado, unos Nets desconocidos. Un equipo sin alma.

Victoria apabullante: 101-126. Tras adquirir una máxima ventaja de 28 en el último cuarto. Triunfo con actuaciones notables de dos recién llegados. Andre Drummond firmó 20 puntos y 11 rebotes en 22 minutos; Ben McLemore hizo 17 puntos y 5 triples en 23.

Dennis Schröder logró 19 puntos antes de ser expulsado en el tercer cuarto. Era por entonces el máximo anotador de Lakers. Y Kentavious Caldwell-Pope, Talen Horton-Tucker y Markieff Morris lograron 14 por cabeza. Con Horton-Tucker dando 11 asistencias. Hasta 8 jugadores visitantes estuvieron en dobles dígitos anotadores. Para lograr un triunfo que da un respiro a un equipo que bien lo necesitaba.

Siempre dominó la pista y el marcador Lakers saltándose los pronósticos a la torera. Sin excesos. Pero su rumbo resultó siempre dominante. Aunque Brooklyn parecía esconder una sexta marcha. Llegado el descanso, 58-61. ¿Cuándo utilizarían los locales esa sexta marcha oculta? Nunca. Porque hoy no la tenían.

Resultó clave el inicio del tercer cuarto. Se engancharon por un quítame allá esas pajas Kyrie Irving y Dennis Schröder. Y para cuando quisieron darse cuenta estaban expulsados. El partido se quedó de un plumazo sin sus máximos anotadores. Un movimiento arbitral contraproducente para el espectáculo. Sin entrar en la justicia de la decisión de los colegiados. Y fue a partir de ahí cuando los Nets zozobraron hasta hundirse de mala manera.

Lakers seguía dominando en el momento de la expulsión. Había tenido una máxima ventaja de 11 puntos en el inicio (7-18). Y de 10 en el segundo cuarto (31-41). Pero fue a partir de la expulsión cuando explotó el juego de los angelinos. La fórmula fue bien sencilla: defender y correr. Si a eso le sumamos el acierto de los Lakers desde el triple durante todo el partido... Y la diferencia salvable se transformó en insalvable.

Un 2+1 de Drummond sin acierto en el adicional (no tienen estos Nets un tipo que pueda parar a un pívot físico como Drummond). Un triple de Kentavious Caldwell-Pope. Una canasta al contraataque del propio KCP. Otra contra culminada con mate de Markieff Morris. Y de repente... 71-88 en el marcador. Los Nets, heridos de muerte. Los Lakers, en plena fiesta vital.

Al final del tercer cuarto, 77-92. La defensa visitantes no cedía. Enorme labor defensiva la de Lakers durante todo el partido. Buen trabajo en el rebote. Y 12 de 24 en el triple por 5 de 18 los Nets tras tres cuartos.

El arranque del último cuarto fue definitivo. Los Lakers alcanzaron los 20 de ventaja con otro triple de McLemore. Vino un mate de Horton-Tucker. Y un alley-oop culminado por Montrezl Harrell. Y la ventaja fue creciendo sin parar ante unos Nets desnortados.

A 5:22 del final, Steve Nash retiró a Kevin Durant y Blake Griffin. Era la rendición oficial. Pero su equipo se había rendido mucho antes. En el tercer cuarto. Desplegando una indolencia inexplicable. Desapareciendo de la pista como por arte de magia. Sin oponer resistencia. Sin ofrecer ni siquiera una mínima respuesta digna en el juego.

Toda la dignidad la cargaron los Lakers en sus alforjas. Sin LeBron James. Sin Anthony Davis. Sin Kyle Kuzma. Con Marc Gasol vestido de calle. Sin todo eso salió a flote el mejor espíritu competitivo del equipo. Espectacular partido del equipo de Frank Vogel.

Brooklyn volvió a jugar sin Harden. Pero lo peor le llegó cuando se vio jugando sin Harden y sin Irving. Había que crear juego. Y la plantilla se situó en una deriva preocupante. Kevin Durant hizo lo que pudo. Sumó 22 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias en 24 minutos. ¡Pero perdió 8 balones en ese corto tiempo! Irving se fue del partido con 18 puntos. La expulsión le dejó sin asistencias. Llevaba 171 partidos consecutivos dando al menos una.

Por lo demás, poco que destacar en Brooklyn. Tal vez, la primera parte de LaMarcus Aldridge y Nic Claxton. Y poco más. Mal Blake Griffin. Aunque, eso sí, hizo un tapón antológico a Harrell.

Lakers terminó con 19 triples y una efectividad desde la línea de 3 del 55,9%. Lakers acumuló 30 asistencias. Lakers defendió a gran nivel. Lakers controló el rebote. Pero, sobre todo, Lakers tuvo toda la actitud que le faltó a los Nets. Y el marcador premió al equipo con actitud.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar