JORNADA NBA / Playoffs 2020

Lakers arrolla a Denver con excelentes dosis defensivas y un gran Davis

Gran partido de Dwight Howard y aportaciones importantes de Caldwell-Pope y Rondo

Denver no funciona en defensa y se hunde a partir del segundo cuarto cargado de faltas

Nigel Correas |

El dominio de Anthony Davis. La intensidad de Dwight Howard. La mayor profundidad de plantilla. La solidez de LeBron James. Un gran trabajo colectivo en defensa. El pesado lastre de las faltas para Denver. Todo jugó a favor de Lakers. Dominio absoluto del equipo angelino en el primer duelo de las Finales del Oeste.

Los Nuggets rememoraron su primer partido ante Clippers. Tras venir de otro séptimo juego victorioso. Aparentemente sin piernas. A bajas revoluciones defensivas. Con poca agresividad. Un equipo pequeño. Pero cuidado. Un poquito de precaución. Pongámonos modernos: son los reyes de la resiliencia.

No hubo color. Triunfo de Lakers. Por solo 12 puntos: 126-114. Unas cifras irreales. Porque el baño fue total. La superioridad manifiesta. Un +27 como máxima ventaja. Abren las Finales del Oeste los angelinos ganando. Ya está la cosa 1-0.

El último cuarto sobró. Lakers se fue al final del tercer cuarto con máxima diferencia. Un +24. Resultado: 103-79. La defensa de Nuggets, porosa. El ataque de Lakers, festivo.

Davis ya llevaba 33 puntos. En tres cuartos. Lakers había asistido 26 de sus 36 canastas. Y solo había perdido 5 balones. Por 12 del rival. Y en mayúsculas jugadores como Kentavious Caldwell-Pope, Dwight Howard y Rajon Rondo.

Con Nikola Jokic habiendo cometido ya 5 faltas. Con Jamal Murray ya en 4. Sin ningún ánimo de remontada. Rendido Denver.

Al final del encuentro, 37 puntos y 10 rebotes para Davis. KCP sumó 18 tantos. LeBron se fue a 15 más 12 asistencias. Solo lanzó 11 tiros. Y excelentes Howard y Rondo. El primero, 13 puntos y 2 tapones en 16 minutos. El segundo, 7 tantos y 9 asistencias. Lakers asistió 33 de sus 44 canastas.

Denver solo metió 9 triples. Perdió 16 balones. Defendió mal. Jokic sumó 21 puntos en 25 minutos. Murray, otros 21. Y Michael Porter Jr. se fue a 14 tantos y 10 rebotes.

Lakers arrancó el partido con su rotación habitual. Vuelta a los orígenes sin los Rockets en el horizonte. JaVale McGee con Nikola Jokic. La primera jugada fue un tapón para el serbio. Pero Jokic funcionó muy bien en el primer cuarto. Un cuarto mísero para ser playoffs. Todavía más miserable para ser unas Finales de Conferencia. Sin defensas. Sin intensidad. Desangelado. Canastas fáciles. Tiros liberados. Mucha miranda. Poco culo bajo.

Al final del cuarto, 36-38. Una jaimitada. Partido Frío. Sin alma. Prescindible. Triple final para Murray. Sobre la bocina. Los dos equipos en torno al 60% en el tiro. Lakers asistiendo 11 de sus 13 canastas. Solo 2 pérdidas por equipo. Davis y Jokic brillando. Hasta aquí llegó el partido. Hasta el final del primer cuarto.

Lo demás fue un monólogo de Lakers. Según apretó en defensa. Según Howard nubló a Jokic. Sacó Howard faltas importantes al serbio y a Jamal Murray. El segundo cuarto fue todo un espectáculo defensivo de Lakers. Y todo un calvario de faltas para Denver. Les pitaron 16 faltas en el cuarto. Récord igualado de faltas en un cuarto de todos los equipos en toda la temporada. ¡Lakers lanzó 24 tiros libres en los 12 minutos! Nikola Jokic, Jamal Murray y Paul Millsap fuera del juego con 3 faltas cada uno.

Más allá de ese gran desequilibrio en las faltas, Lakers dominó. Y se permitió el lujo de fallar 10 libres en la primera parte.

El inicio de cuarto nos dejó un susto para el tobillo de LeBron. Y otro en una mala caída de Markieff Morris y Monte Morris. Ninguno pasó a mayores. Lo que sí pasó a mayores fue el juego de Lakers. Defensa y a correr. Los angelinos en su salsa. Pérdidas y más pérdidas de Nuggets. Un par de triples de Markieff Morris. Un mate de LeBron a pase de Caruso. Otra de LeBron hasta la cocina. Técnica para Murray. Desesperado. Brutal Howard. Jokic con más pérdidas que todo Lakers. Y un 2+1 de LeBron para +15. Tras un parcial de 20-3. Partido roto.

A pesar de todo, Denver sobrevivió. Se llegó a poner a 8. Y se fue al descanso vivo. Con un -11. Eso sí, encajando 70 puntos. Intermedio: 70-59. Davis y LeBron al frente. Crucial la intensidad de Howard. Excelente la segunda unidad del equipo. Convincente KCP. Lakers, 7 balones robados y 4 perdidos; Nuggets, 1 y 9.

A los 39 segundos de tercer cuarto otra falta de Jokic. La cuarta. Le mantuvo todo el cuarto Malone en pista. Y solo cometió la quinta a 2,8 segundos del final del cuarto. En una acción infantil.

Partió en el quinteto de Lakers tras el descanso Howard. Se hacía necesario. Su batalla física estaba mermando a Jokic. El serbio andaba desbordado.

El tercer cuarto fue el remate para los de Colorado. La defensa de Lakers no bajaba los brazos. Jamal Murray aguantaba como podía a su equipo. Tuvimos un alley-oop vintage Rondo-Howard. ¡Qué bien se vio a los dos! Y la ventaja fue creciendo. Poco a poco. Sin pausa. Hasta el final del cuarto. Con ese 103-79. Cuando Lakers llegó a 100, Anthony Davis estaba ya en 30. Y J.R. Smith ponía color en la banda con su particular show. Esa es su función en estos Lakers. A no ser que un día diga lo contrario. Está fuera de onda. Para agitar toallas y poco más.

El último cuarto del partido sobró. Hay que insistir en ello. Sobró de cabo a rabo. La máxima del partido fue de 27. El resultado final es altamente engañoso: 126-114. Solo 12 puntos. Una mentira. La diferencia real fue mucho mayor. Un abismo separó a ambos equipos.

Visto el partido, se podría intuir que no habrá color en la serie. Pero son los Nuggets. Sí, el mismo equipo que dio una imagen así de frágil en su debut ante Clippers. Habrá que esperar. Pero algo es seguro: estos Lakers no flaquean.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar