JORNADA NBA

/ PLAYOFFS-FINALES 2019

Warriors sobrevive con Curry y Thompson como salvadores

Kawhi lleva a Raptors hasta casi el título pero el equipo falla la última jugada

Buenos partidos de Gasol e Ibaka mientras Durant y Looney agravan sus lesiones

Ángel Mustienes |

Toronto tuvo 15,7 segundos para ganar el partido y proclamarse campeón de la NBA, pero el equipo jugó mal esa última posesión, Warriors defendió con entereza y el tiro final de Kyle Lowry desde el triple ni siquiera se acercó al aro.

Esa jugada perseguía una canasta histórica que hubiera dado el primer título de la NBA a Raptors, pero esa historia tendrá que esperar porque enfrente estuvo un equipo campeón que se resistió a morir a pesar de las profundas adversidades que le aquejaron y le aquejan.

Jugó Kevin Durant, pero solo aguantó 12 minutos en pista antes de ver agravada su lesión. También agravó su lesión Kevon Looney, que no paraba de tocarse la zona del hombro. Pero con eso y con todo Warriors sobrevivió a partir de las manos salvíficas de Stephen Curry y Klay Thompson, sin olvidar la resurrección de DeMarcus Cousins cuando todos le daban por muerto.

Poco antes del final, victoria de Golden State por 105-106 para acortar distancias y ponerse 3-2 en las Finales, Toronto tuvo el partido en sus manos gracias a una brutal racha de Kawhi Leonard, un espectacular éxtasis que hizo que el Scotiabank Arena explotara tanto por dentro como por fuera.

Kawhi, que estaba haciendo un partido irregular aunque completo, metió 10 puntos seguidos para poner el 103-97 a 3:28 del final. 

Fue entonces cuando Warriors se revolvió como un animal herido de la mano de sus mejores hombres. Triple de Klay Thompson, triple de Stephen Curry y otro triple de Klay Thompson para volcar el marcador con un parcial de 9-0 en el momento más oportuno (a pesar de que los árbitros anularon una canasta a Cousins que hubiera puesto un parcial de 11-0). Con ese 9-0, Warriors se puso 103-106 en el marcador a 57 segundos del final.

Pero la emoción no cesó. Dos pérdidas consecutivas de balón de los californianos, un campo atrás de Draymond Green y una falta en ataque de Cousins, dieron la oportunidad final a Toronto, que había colocado el 105-106 con cesta de Lowry. Pero esa jugada final para alcanzar la gloria se convirtió en una auténtica pesadilla coronada en infierno. Mala concepción ofensiva, tiro forzado, error y derrota para seguir esperando.

Vencieron los Warriors metiendo 20 triples con un 47,6% de acierto. En el triple estuvo medio partido a lo largo de los 3 primeros cuarto y el partido entero con esos 3 triples finales que decidieron el choque, aunque, todo hay que decirlo, Golden State dominó el marcador durante casi todo el partido llegando a adquirir una máxima ventaja de 14 puntos en el tercer cuarto (63-77).

Curry lideró las operaciones con 31 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias y 5 triples. En compañía, eso sí, de Thompson, autor de 26 tantos y 7 triples. Además, 14 tantos y 6 rebotes en 20 minutos de un intenso y trascendental Cousins y 10 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias de un irregular Draymond Green, que estuvo al borde en el segundo cuarto de irse a la calle por exceso de pasión.

Espectacular la irrupción de Cousins en el segundo cuarto tras salir como tercer jugador interior en la rotación de Steve Kerr, por detrás de Draymond Green (titular) y Andrew Bogut (primer reemplazo).

Kevin Durant volvió al juego tras un mes de baja, partió como titular, hizo un excelente primer cuarto y se lesionó en el segundo para no volver. Durant hizo 11 puntos en 12 minutos de acción con 3 triples sin fallo. Un auténtico poema verle abandonar el pabellón con muletas.

En el bando local, con un Scotiabank entregado, 26 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias de un completísimo Kawhi que no estuvo fino en el tiro pero que se congració en esa parte final con el aro, 18 tantos y 6 asistencias de Kyle Lowry y nuevamente notables partidos de Marc Gasol y Serge Ibaka.

Gasol hizo una primera parte imponente (15 puntos y 5 rebotes) para terminar el partido con 17 tantos y 8 rebotes en 31 minutos. Solo lanzó 6 tiros. Ibaka bolvió a brillar con 15 puntos y 6 rebotes en 17 minutos. Nuevamente intenso, intimidador en defensa y regresando a su viejo juego de 5, olvidando sus salidas al perímetro.

Pascal Siakam tuvo buenos momentos en la primera parte, pero desapareció en la segunda, y Fred VanVleet brilló en el tercer cuarto tras recuperarse del golpe tremendo que sufrió en el anterior partido, como brilló el dúo Lowry-Ibaka en el inicio del cuarto período.

Ahora las Finales se trasladan a Oakland y de ganar Warriors todo se decidiría en un séptimo partido en Toronto. Golden State no pierde la esperanza de ser el segundo equipo en la historia de la NBA en remontar un 3-1 en las Finales. El primero fue Cavaliers, que remontó precisamente a Warriors en 2016. Los Raptors han perdido hoy una gran oportunidad.