JORNADA NBA

/ PLAYOFFS 2019

Los Spurs se adelantan en la gran noche de Derrick White

El base de los Spurs anota 36 puntos y su equipo se sitúa 2-1 ante Denver Nuggets

Ángel Mustienes |

Derrick White, Gregg Popovich, los Spurs... el equipo texano se resiste a abandonar su trayectoria exitosa tras 22 años seguidos de playoffs. Anoche, victoria ante Denver Nuggets (segundo equipo del Oeste) por 118-108 para ponerse 2-1 en la serie.

Fue la gran noche de Derrick White. El base de San Antonio estuvo fuera de su papel habitual. El jugador sobrio y pausado, al que le gusta desplegar su juego en segundo plano, vivió una metamorfosis y de repente se transformó en un jugador encendido, pasional, letal para el rival. Fue la gran noche de Derrick White, sin duda.

La máxima anotación de White en la NBA se cifraba en 26 puntos en temporada regular. Pues bien, en el tercer partido ante Denver se fue a 36 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 robos por 1 sola pérdida y un tremendo 15 de 21 en el tiro de campo. Fueron 33 minutos de juego para enmarcar.

White pasó de secundario a líder mientras su equipo derrotaba al contrincante desde la sobriedad de la historia, apostando por un baloncesto clásico en el que la pintura vale más que el perímetro.

Los Spurs dominaron el rebote, anotaron 62 puntos desde la pintura y solo metieron 7 triples. A contracorriente de la tendencia actual, San Antonio lanzó 72 tiros de 2 y solo ejecutó 18 de 3. Es Popovich, amigos, es Popovich.

Buen inicio de Spurs, recuperación de Nuggets en el segundo cuarto, 61-58 en el descanso y equilibrio también en el tercer cuarto hasta que en el último San Antonio pisó el acelerador para vivir en una cómoda serenidad que se tradujo en una máxima ventaja de 20 puntos a 4 minutos del final. Porque los Spurs ganaron bien, ganaron sobrados.

San Antonio defendió de nuevo bien, tuvo un exquisito trato de balón (solo perdió 6) y todos sus hombre importantes contribuyeron.

Además de White, 25 puntos de DeMar DeRozan, 18 con 11 rebotes y 5 asistencias de LaMarcus Aldridge y 11 puntos y 11 rebotes desde la suplencia de Rudy Gay. La experiencia es un grado en los playoffs, y si no que se lo digan a estos Nuggets que sufren.

De poco le sirvió a Denver meter el 52% de sus tiros de campo y de sus triples, sumar 31 asistencias o tener a un buen Nikola Jokic en la pista. Todo resultó insuficiente.

Jokic firmó 22 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias con buenos porcentajes de tiro y el suplente Malik Beasley ejerció de microondas con 20 tantos, 9 rebotes y 5 de 6 en el triple. Pero hubo bastantes jugadores visitantes que no estuvieron a la altura.

Jamal Murray, por ejemplo, pasó de héroe a villano. De protagonizar la remontada imposible del segundo partido pasó a meter 6 puntos en el tercero lanzando solo 6 veces a canasta. Su compañero Paul Millsap nada tuvo que ver con el Millsap de anteriores encuentros. Capturó 1 rebote en 29 minutos. Y no fue de los peores de su equipo.

El español Juancho Hernangómez debutó en los playoffs jugando 4 minutos. No lanzó a canasta, capturó 1 rebote, se fue triste de la cancha por la derrota. Su equipo tendrá que ponerse las pilas.