NCAA

/ FINAL FOUR 2019

Virginia y Texas Tech jugarán la final universitaria

Otro milagro de Virginia al vencer a Auburn con 3 tiros libres finales de Kyle Guy

La defensa de Texas Tech atenaza al ataque de MIchigan St. para pasar a la final

Ángel Mustienes |

Kyle Guy lanza los tiros libres decisivos
Kyle Guy lanza los tiros libres decisivos ()

La Final Four 2019 ya tiene finalistas. Mineápolis vivió esta pasada noche las semifinales del torneo nacional universitario que nos dejan para el lunes una final entre Virginia y Texas Tech. Kyle Guy dio el pase a los primeros y la defensa otorgó el triunfo a los segundos.

Virginia fabricó un nuevo milagro, tal y como hiciera en la final regional. Entonces, el héroe fue Mamami Diakite, anoche lo fue un enorme Kyle Guy.

VIRGINIA 63 AUBURN 62

Auburn ganaba 60-62 y Virginia atacaba a la desesperada para ganar. Faltas sin tiros libres por parte de los Tigers hasta que quedó solo 1 segundo y medio para la conclusión. Saque de banda, balón a la esquina para Kyle Guy, intento triple para ganar el partido. No entra, pero el defensor de Guy le hace falta. Son 3 tiros, el marcador está 60-62 y restan 6 décimas de segundo.

Podría ser el guion de una película de baloncesto. Más aún cuando los Cavaliers llegan a ese momento con un espantoso 3 de 9 en los libres y con Guy sin haber tirado uno solo en todo el encuentro. Pero Guy demuestra que está hecho de otra pasta, que su cabeza está confeccionada con la materia de los campeones, de esos jugadores que alcanzan la templanza en el momento en el que a cualquiera se le dispararía el corazón.

Acierta el primero, entra limpia la bola. Mete el segundo, también limpio. Y tiempo muerto de Auburn para hacer pensar al tirador, para poner aún más nervioso a Guy. Ni por esas. Este chico bombea paz, parece aislado del tremendo ambiente que le rodea. ¡Mete el tercero y su equipo pasa a la gran final! Auburn queda fuera.

Nadie podía pensar un desenlace así segundos antes. Auburn ganaba 57-61 cuando el propio Guy se marca un triplazo desde el lateral para poner el 60-61 con 9 segundos por jugar. Sí, Guy llevaba 9 puntos hasta que metió 6 más en los últimos 10 segundos del juego para dar el triunfo a los suyos.

Con 60-61, Jared Harper solo anotó uno de sus libres para poner el 60-62. Restaban 7 segundos para la conclusión. Haber acertado con el otro hubiera asegurado la prórroga a los Tigers. No fue así.

Cavaliers llegará a la final con marca de 34-3. Eso sí, los chicos de Tony Bennett han sufrido de verdad tras fabricar dos milagros en los dos últimos encuentros.

El equipo rozó el 50% en el tiro de campo, dio 15 asistencias, puso 9 tapones y a pesar de todo eso estuvo al borde del K.O. Ty Jerome guio los pasos de su escuadra con 21 puntos, 9 rebotes, 6 asistencias y 4 triples -gran partido el suyo-, aunque fue Kyle Guy el que se vistió de héroe en la parte final para acabar con 15 tantos y 4 asistencias.

Además, 14 puntos de De'Andre Hunter y 5 tapones de Mamami Diakite.

En los perdedores, 13 puntos y 5 rebotes del suplente Samir Doughty, que fue el máximo anotador de su equipo. Jared Harper se quedó en 11 y con el agrio sabor de haber fallado un tiro libre crucial.

Auburn no estuvo fino en el tiro, pero solo perdió 5 balones, hizo daño en el rebote ofensivo y estuvo en clave ganadora hasta que en el último segundo se le esfumó todo. El baloncesto juega estas malas pasadas.

MICHIGAN ST. 51 TEXAS TECH 61

Texas Tech es defensa, y esa defensa fulminó la ofensiva de Michigan State hasta límites insospechados. El resultado de la primera parte, un parco 21-23, ya fijó indicios serios de que el partido iba por el camino que querían los texanos.

Los Red Raiders dominaron la situación desde la retaguardia y tuvieron en la vanguardia al mejor Matt Mooney. El escolta empató su mejor marca encestadora del curso para terminar con 22 puntos y 4 triples.

Los de Chris Beard tuvieron una buena noche desde el perímetro y sobrevivieron a un partido gris en ataque de Jarrett Culver.

La defensa de Texas Tech dejó a los Spartans en un 31,9% en el tiro de campo, una marca con la que difícilmente se puede llegar lejos.

Para colmo, la estrella de los Spartans, Cassius Winston, entró en una sequía alarmante en la segunda parte, lo que dejó al borde del precipicio a los suyos.

Winston acabó con 16 puntos jugando el partido completo, pero ofreció un pobre 4 de 16 en el tiro.

El técnico de los Spartans, el gran Tom Izzo, afrontaba su octava Final Four y por séptima vez se queda sin título.

Más noticias acerca de...

NCAA.