JORNADA NBA

/ TEMPORADA REGULAR 2018-2019

Denver Nuggets arruina la noche histórica de LeBron James

James pasa a Jordan en la lista de anotadores pero Lakers pierde claramente ante Denver

Ángel Mustienes |

La celebración no fue tal y como había imaginado. En el rostro de LeBron James no se dibujaba la brutal satisfacción que le suponía superar en la lista histórica de anotadores a Michael Jordan, en ese rostro se escondía mucha frustración.

Denver Nuggets amargó la noche histórica de LeBron, aunque más bien son estos Lakers los que se amargan a sí mismos noche tras noche. Denver ganó fácil en el Staples (99-115) y dejó aún más fuera de los playoffs a unos Lakers que, vista su actitud, se han dado ya por vencidos.

El equipo angelino jugó ante Nuggets sin Brandon Ingram, Kyle Kuzma, Lonzo Ball y Tyson Chandler, demasiadas bajas como para mostrarse mínimamente competitivo, y el primer cuarto fue el más claro ejemplo de su inferioridad ante un rival fuerte que venía de perder sus 3 últimos partidos.

Ese primer cuarto resultó demoledor y marcó el devenir del encuentro con su parcial de 25-43. En Lakers no defendió ni el tato.

Todo lo demás fue una acumulación de frustraciones locales solo detenida cuando LeBron anotó el 2+1 con el que superó en el segundo cuarto la marca histórica de Michael Jordan. James entró en el partido a 12 puntos de esa marca y acabó el encuentro con 32.311 puntos por los 32.292 de Jordan, situándose el de Akron como cuarto anotador de la historia solo superado por Kareem Abdul-Jabbar, Karl Malone y Kobe Bryant.

Por lo demás, el partido fue un monólogo de Denver, cuya máxima estrella, Nikola Jokic, se permitió dominar la cancha lanzando solo 5 tiros de campo en toda la noche.

El serbio acabó con 12 puntos, 17 rebotes y 8 asistencias para ser el peor anotador de los titulares de su equipo. Will Barton hizo 23 puntos y 5 triples, Jamal Murray sumó 19 tantos y 8 rebotes, Gary Harris añadió otros 19 y Paul Millsap se quedó en 16 con 8 rebotes. El español Juancho Hernangómez jugó 48 segundos testimoniales.

Denver lanzó 98 tiros y solo perdió 8 balones, capturó 18 rebotes ofensivos y trabajó bien en defensa para ganar con comodidad.

Lakers fue otra vez un equipo impotente. LeBron (31 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias) estuvo muy solo. Baste decir que le acompañaron en ataque JaVale McGee (16 puntos en 21 minutos) y el hasta ahora marginal Alex Caruso (15 puntos). Rajon Rondo dio 11 asistencias, pero apenas anotó.

Los locales tiraron mal de 3, anduvieron desacertados desde los libres, se mostraron horribles en los tableros y perdieron pie en el partido desde el primer cuarto. Estos Lakers son carne de cañón. Los playoffs se antojan imposibles.