JORNADA NBA / playoffs 2018-finales nba

Warriors gana en la prórroga pese a los 51 puntos de LeBron

Curry, Durant, Thompson y Green imponen su ley y J.R. Smith desespera a su equipo

Espectacular partido que terminó con bronca en la pista en los últimos segundos

Ángel Mustienes |

Curry anotó 29 puntos en el primer partido
Curry anotó 29 puntos en el primer partido (Héctor Acevedo/Zuma Press/Icon Sportswire)

Gran partido de apertura de las Finales 2018, más apretado de lo esperado, tenso hasta la médula, con baloncesto vibrante, polémica, locura y actuaciones individuales de primer nivel, incluida la histórica de LeBron James, así como fallos garrafales, con especial mención para J.R. Smith.

LeBron hizo un partido monumental para ver cómo su compañero J.R. Smith lo arruinaba todo en los últimos segundos. Con 107-107 en el marcador, George Hill erró su segundo tiro libre, J.R. capturó el rebote ofensivo y, en vez de encarar el aro para ganar en el último suspiro, se fue botando la bola en dirección contraria camino del medio de la pista para protegerla, como pensando que Cavs iba ganando el partido. Ante la mirada atónita de todos. Incomprensible.

Lo hizo ante los gritos desesperados de James, que le ordenaba que fuera en dirección al aro en vez de alejarse de él. Fue una jugada ciertamente lamentable que le costó el partido a los Cavs, porque el juego fue a la prórroga y en el tiempo extra los Warriors no perdonaron e impusieron su ley.

Parcial de 17-7 en la prolongación con importantes papeles de Shaun Livingston y Klay Thompson y triunfo por 124-114 en el primer partido de las Finales que acabó en bronca. 

LeBron James se quedó discutiendo con Stephen Curry y Klay Thompson con el balón en juego, Livingston tiró a canasta de forma innecesaria con el partido cerrado, Tristan Thompson le hizo una falta fea, se montó un lío en la pista, Draymond Green aplaudió de forma provocativa la situación y arengó a la grada y Tristan le dio con el balón... en fin, una conclusión indigna para un partido que había derrochado calidad y emoción. Tristan Thompson fue expulsado tras pitarle los árbitros una flagrante y por su acción ante Green.

James se fue de la pista con un derrame en un ojo, un enfado monumental con los árbitros, algunos rivales y su compañero J.R. y números de ensueño que quedaron sin premio: 51 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias. Nunca había metido tantos puntos en unas Finales. Es la 5ª mayor puntuación de un jugador de la NBA en un partido de lucha por el título.

Un equipo contra LeBron

Es verdad que algunos jugadores de Cavs ayudaron a su líder, pero lo cierto es que Warriors tiró de todo su big four y cuando olió la sangre en la prórroga machacó al rival.

Los locales tuvieron a Stephen Curry en 29 puntos, 9 asistencias y 5 triples (espectacular su triple sobre la bocina del descanso), a Kevin Durant en 26 tantos, 9 rebotes y 3 tapones, aunque con mal día desde el triple, a Klay Thompson -gran susto para él en el primer cuarto- con 24 tantos y 5 triples y al siempre maravillosamente intenso Draymond Green en 13 puntos, 11 rebotes, 9 asistencias, 5 robos y 3 tapones.

Importancia puntual en momentos del partido de JaVale McGee, a pesar de hacer una jugada muy tonta, y Livingston -gran prórroga la suya-.

El equipo local sumó 31 asistencias y solo 7 pérdidas, pero tuvo una sangrí en el rebote al ceder 18 rechaces en su aro.

En Cleveland, además del imparable e infatigable LeBron, 21 puntos y 13 rebotes de Kevin Love, mal en el triple, pero excelente juego para acabar de salir de una conmoción cerebral. Y poco más. Tal vez los muy buenos minutos de Larry Nance Jr., que terminó con 9 puntos y 11 rebotes.

El español José Manuel Calderón debutó en unas Finales con 36 años al jugar los últimos 2,6 segundos de la prórroga, cuando todo estaba acabado.

Igualdad de principio a fin

Warriors afrontó el partido sin Andre Iguodala y Cavs lo hizo con el recuperado Kevin Love. Arrancaron las Finales y los primeros minutos ya dejaron traslucir que el partido iba a ser vibrante, igualado y tenso, con Stephen Curry y LeBron James como focos ofensivos desde el principio, con Kevin Love adquiriendo protagonismo y resbalón de J.R. Smith que estuvo a punto de costarle la pierna izquieda a Klay Thompson. El escolta se tuvo que ir a vestuarios y regresó felizmente rindiendo a buen nivel.

Acabó 29-30 el primer cuarto y los Cavs iniciaron el segundo en su mejor momento. Matazo de LeBron, muy buena entrada en pista de Larry Nance Jr. y primeras ventajas significativas de los visitantes. James se ponía en 20 puntos en un abrir y cerrar de ojos, sus compañeros conseguían un parcial de 7-0 sin él en pista y los Cavaliers adquirían una ventaja de 11 puntos (40-51).

Poco duró esa ventaja. Parcial de 13-2 para Golden State para colocar el 53-53, Cleveland haciendo mucho daño, como durante todo el partido, con el rebote, LeBron James con un ojo dañado tras un golpe de Draymond Green y empate a 56 al descanso tras un triplazo de quitar el hipo anotado por Stephen Curry sobre la bocina.

Al descanso, el local Curry sumaba ya 18 puntos y el visitante LeBron James estaba ya en 24 tras haber metido sus 6 primeros intentos de campo. Bien acompañado por Love, que andaba ya en los 12 puntos y 6 rebotes. Cleveland solo había anotado 3 triples, pero dominaba el rebote.

JaVale de inicio

Steve Kerr salió en el tercer cuarto con JaVale McGee de inicio y su presencia surtió efecto. Ofreció intensidad defensiva y bajo tableros (aunque también fue capaz de hacer, en su línea, una jugada ridícula), y con él en la cancha, los locales se pusieron 7 arriba (66-59), una ventaja que se esfumó con rapidez. Un triplazo de LeBron puso el 68-68 en el luminoso y por entonces James ya llevaba 31 puntos.

James andaba en vena, pero Warriors tiró de calidad y de equipo para terminar el cuarto con ventaja de 84-78 a pesar de los 36 puntos de James, los brillantes minutos de Nance Jr. y el dominio del rebote por parte de Cavs.

Llegado el cuarto final, todo se hizo aún más emocionante. Una canasta de LeBron adelantaba a los suyos 91-92 a 7 minutos del final con James ya en 40 puntos. ¡Menuda fiesta! Aunque LeBron ya andaba enfadado con los colegiados, lo que le valió una técnica.

Sendos triples de Draymond Green y Stephen Curry pusieron el 100-94 para Warriors, pero llegó el final y ese final mereció la pena.

Un 2+1 de James puso el 102-104 a 50 segundos del final, luego vino una polémica jugada en la que los árbitros pitaron falta en ataque a Durant que la revisión del vídeo convirtió en falta en defensa de LeBron, pudimos ver 'trash talking' sin traba entre ambos, un canastón de James (104-106), una respuesta brutal de Curry con un 2 más adicional (107-106), los tiros libres de Hill (107-107) y la cantada increíble de J.R.

Ya en la prórroga no hubo historia. Cleveland aún estaba pensando en J.R. y Warriors no perdonó.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar