JORNADA NBA / Playoffs 2008 - Primera ronda Oeste

San Antonio no falla en el segundo y viaja a Arizona con los deberes hechos

Ginóbili, 29 puntos, Parker y Duncan, volvieron a llevar el peso ofensivo de los texanos

Phoenix vuelve a desperdiciar su ventaja en la segunda mitad

hispanosnba.com |

San Antonio se impuso (102-96) en el segundo enfrentamiento de su serie ante Phoenix en un partido intenso pero carente del dramatismo del primer acto de esta eliminatoria y en el que Phoenix volvió a no saber rentabilizar su buen inicio de partido. Si en el encuentro anterior Phoenix llegó a ir ganando de 16 para terminar perdiendo, en éste su ventaja llegó a alcanzar los 14 puntos en la primera mitad antes de que los Spurs dieran la vuelta a la situación con un espléndido tercer cuarto en el que dejaron a los de Arizona en tan sólo 11 puntos.

El final de partido fue en esta ocasión menos ajustado de lo que pueda dar a entender el marcador final. Los Spurs llegaron a mandar hasta por 17 tantos en el último cuarto y aunque la última reacción de Phoenix llegó a apretar el marcador hasta tan sólo 5, lo cierto es que los Suns no gozaron de una oportunidad real de llevarse la victoria. Entre los hispanos, Ginóbili volvió a ser fundamental y terminó con 29 puntos mientras que Oberto cumplió con 4 puntos y 6 rebotes, aunque ni él ni Kurt Thomas pudieron con Amare Stoudemire que se fue hasta los 33 puntos.

Tres contra tres

Ofensivamente el partido se planteó casi como un 3 contra 3 entre ambos equipos en el que ganaron los Spurs. La tripleta habitual -Duncan, Ginóbili y Parker- llevó el peso del ataque local y sumaron 79 puntos, cuatro más que el trío oponente formado por Nash, Stoudemire y O'Neal. Ambas ternas sumaron más de tres cuartas partes de los puntos de sus respectivos conjuntos  y más de la mitad, en algún caso bastante más, de los rebotes y asistencias, lo que pone de manifiesto hasta que punto fue decisivo el resultado de su enfrentamiento.

Phoenix echó ayer de menos la aportación de hombres como Barbosa y Hill. El brasileño se marchó con su casillero anotador en blanco tras fallar los siete lanzamientos que hizo y otro tanto hizo el alero, al que sus problemas físicos están impidiendo rendir al nivel necesario, tras lanzar un único tiro a canasta en casi 20 minutos en pista. Grave problema para Phoenix, que necesita de la aportación de todos sus hombres ante un rival tan duro como los Spurs si quiere seguir vivo en la competición.

Dos mitades diferentes

Al igual que en el primer encuentro fueron los Suns quienes tomaron la iniciativa en la primera mitad del partido. Los Suns dominaron desde el inicio y llegaron a tomar hasta 14 puntos de ventaja en el marcador a lo largo del segundo cuarto liderados por un espléndido Amare Stoudemire que se fue hasta los 25 puntos (11 de 14 en el tiro) en los primeros 24 minutos.

Los Spurs consiguieron frenar la sangría utilizando armas más propias del rival. Hasta 18 puntos anotaron al contraataque en la primera mitad y 23 en el total del partido por solo 4 de los Suns, cuyas transiciones rápidas fueron frenadas una y otra vez por el esquema defensivo planteado por Popovich. Ginóbili  y Parker fueron los principales encargados de ejecutar el contragolpe. El primero se fue al descanso con 17 puntos anotados y el segundo, que fue el máximo anotador de los texanos con 32 puntos, con 21. Ambos equipos marcharon a los vestuarios con los Suns en ventaja (61-54) pero con 24 minutos más por jugar en los que aún había margen para que las cosas cambiaran y desgraciadamente para los Suns el guión cambió de autor y de contenido en la segunda mitad.

La pintura se cierra y los Suns no encuentran la canasta

En la segunda mitad los Spurs salieron con la idea clara de cerrar el camino hacia la canasta a un Stoudemire que hasta entonces se había paseado por la pintura y lo consiguieron. Le dejaron a cero en el tercer cuarto y terminó la segunda mitad anotando sólo 2 de los 11 lanzamientos que intentó. También Phoenix tenía claro que no podía permitir que Duncan campara a sus anchas como en el primer partido y con O'Neal sin problemas de faltas en esta ocasión, lo lograron en la segunda mitad, en la que el de Islas Vírgenes sólo anotó 5 puntos para totalizar 18 y capturar, eso sí, 17 rebotes

Con los aros bien defendidos el partido quedaba en manos de los hombres exteriores y ahí fue donde Phoenix echó de menos a Barbosa y Hill y San Antonio se llevó el partido. Sólo 11 puntos fueron capaces de anotar los de D'Antoni con una horrible serie de 3 de 18. Los Spurs dieron la vuelta al encuentro con un parcial de 11-0 de inicio merced a 8 puntos de Finley (todos los que anotó en el encuentro). El esfuerzo de Finley lo continuaron Udoka y Ginóbili hasta terminar con un parcial de 27-11 que permitía a los locales encarar el último periodo con 9 puntos de ventaja.

Al final del periodo Popovich decidió intentar agrandar la brecha con una táctica poco elegante que dio lugar a algunas escenas esperpénticas: hacer falta a Shaquille para explotar su mala mano desde la línea de personal. Así se pudo ver, en una escena más propia de fútbol americano, a Barry aguardando al pívot de Phoenix en la línea de medio campo mientras O'Neal, sin balón, le fintaba de lejos para intentar sobrepasarle por el lateral, sin éxito, y evitar así que le hiciera falta.

En el baloncesto FIBA esa táctica no habría tenido sentido al tratarse de una falta antideportiva, castigada con dos tiros libres y posesión para el equipo atacante, pero el reglamento NBA no contempla esa eventualidad y propicia situaciones como ésta que no hacen ningún favor al espectáculo. Hasta 3 veces hicieron falta en los últimos 2 minutos los hombres de San Antonio sobre Shaq, pero curiosamente, tal vez habría que hablar de justicia divina, no les salió muy rentable porque O'Neal anotó 5 de los 6 tiros libres que lanzó, a pesar de que en el global del encuentro estuvo en sus desastrosos números habituales y finalizó con 7 de 14.

Estéril esfuerzo final de los Suns

Los Spurs continuaron abriendo brecha en el comienzo del último periodo y llegaron a dominar por 17 puntos. Cuando el partido parecía definitivamente acabado los Suns, liderados por Nash, tuvieron un último arranque de dignidad y endosaron a sus rivales un parcial de 10-0 que ponía el marcador en 96-91 a 2:44 del final. Hay partido, pensaron algunos, pero poco después unos inoportunos pasos de Diaw hacían perder una posesión decisiva a los visitantes y a continuación un mate de Duncan, al que Ginóbili cedió el balón para anotar a placer tras arrastrar a toda la defensa en su penetración hacia canasta, prácticamente dejó sentenciado el encuentro.

Phoenix no cejó en el empeño y tras varios ataques se volvió a poner a 5 puntos con un triple de Stoudemire (el sexto que anota en la temporada). Pero ya sólo quedaban 14 segundos y era demasiado poco tiempo para cambiar el signo del encuentro.

La serie vuelve a Arizona con los Spurs en ventaja aunque es seguro que los Suns no tienen intención de darse por vencidos fácilmente. Aun queda mucho buen baloncesto por ver entre estos dos equipos.

San Antonio Spurs 102 Phoenix Suns 96 (2-0)
SAN ANTONIO: Parker (32), Finley (8), Bowen, Duncan (18), Oberto (4) –cinco inicial- Ginóbili (29), Udoka (6), Thomas, Barry (5), Vaughn y Horry.
PHOENIX: Nash (23), Bell (8), Hill, Stoudemire (33), O'Neal (19) –cinco inicial- Diaw (9), Barbosa y Giricek (4).
Parciales: 26-35, 28-26, 27-11 y 21-24.
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. AceptarConfigurar