JORNADA NBA

/ PLAYOFFS 2018-FINALES oeste

Warriors golpea primero con Durant y Thompson comandando el ataque

Victoria por 106-119 para anular el factor cancha de Houston pese a los 41 puntos de Harden

Ángel Mustienes |

Espectacular Kevin Durant en ataque (Héctor Acevedo/Zuma Press/Icon Sportswire)

Los Warriors con todas sus piezas en liza resultan un equipo inabarcable. Lo han demostrado en el primer partido de las Finales del Oeste, un encuentro en el que han anulado de un plumazo el factor cancha desfavorable a sus intereses echando por tierra a las primeras de cambio la tremenda temporada de Houston Rockets.

Lo han hecho con un baloncesto de muchos quilates que les ha dado una victoria muy convincente en el Toyota Center con actuaciones deslumbrantes en ataque de Kevin Durant y Klay Thompson. De nada han servido los 41 puntos del local James Harden. Houston ha caído 106-119 tras mostrarse impotente ante el poderío de su rival.

El equipo de Steve Kerr ha acabado con un 52,5% en el tiro de campo, un 39,4 en triples y un 88% en libres, perdiendo solo 9 balones. Y, por si fuera poco, ha defendido a gran nivel. Superioridad total del equipo californiano en la segunda parte tras una igualadísima primera que acabó 56-56.

Kevin Durant ha terminado con 37 puntos, Klay Thompson ha añadido 28 con 6 triples anotados y Stephen Curry ha sumado 18 con 8 asistencias, tras perder solo 1 balón y mostrarse decisivo en la recta final del encuentro. 

Además, capital participación en el juego de Draymond Green a pesar de solo anotar 5 puntos. Estuvo intenso, defendió a un nivel ejemplar, dirigió el juego en momentos estelares de su equipo y acabó con 9 rebotes y 9 asistencias. También notable la contribución de Andre Iguodala, que fue titular, y puntuales presencias en el juego muy positivas de Nick Young y, sobre todo, de Shaun Livingston.

En los perdedores, Harden lo fue todo con sus 41 puntos, 7 asistencias y 5 triples tras meter 14 de 24 en el tiro de campo en sus 35 minutos de acción. Chris Paul metió 23 puntos y capturó 11 rebotes, Eric Gordon añadió 15 tantos y P.J. Tucker fue titular y estuvo en la cancha 35 minutos.

El hispano Trevor Ariza sufrió problemas de faltas y solo pudo jugar 23 minutos en los que metió 8 puntos. Se notó los muchos minutos que estuvo retirado en la banda por culpa de esas faltas.

Arranque intenso de Rockets

El partido arrancó con un Harden encendido y unos Rockets dominantes. 'La Barba' anotó los 9 primeros puntos de su equipo, Clint Capela le puso un taponazo a Kevin Durant, Harden provocó la primera respuesta airada de Draymond Green que acabó en técnica y los texanos ya estaban ganando 12-4 en 3 minutos de juego.

Houston adquirió su máxima ventaja minutos después (21-12) tras un parcial de 8-0 con triples de Gordon y Harden y volcada de Capela. A partir de ahí, Warriors empezó a ser Warriors, se metió en el encuentro gracias al acierto anotador de Durant y se fue al final del primer acto con 30-29 en el marcador.

Los de Oakland se pusieron por delante al inicio del segundo cuarto en un partido intenso, trepidante, presidido por un intercambio constante de 'golpes' ofensivos  y dominado por la igualdad y algunos vaivenes.

Los Warriors defendían cada vez mejor y se llegaron a poner con 7 de ventaja (42-49) para sufrir un buen parcial local con 7 puntos seguidos de Harden, los 4 últimos con 2 mates, que colocó a Houston 3 puntos arriba (56-53).

Ariza y Green acumulaban ya 3 faltas y un loco y maravilloso final sitúo el luminoso en 56-56 al descanso. Por entonces, Harden ya llevaba 24 puntos y Durant 17. Golden State solo había lanzado 3 tiros libres y había sido incapaz de capturar un solo rebote ofensivo (19-0 en el aro local).

Todo cambió en la segunda mitad. Ariza hizo su cuarta falta al inicio del tercer cuarto y los visitantes se despergaron hasta ponerse con 13 de ventaja (72-85) tras solo permitir 2 puntos a Houston en 5 minutos de juego. Al final del tercer cuarto, 80-87 para Golden State con Harden ya en 32 puntos y Durant en 30. Formidable duelo.

El último acto no hizo más que avalar la fortaleza de los Warriors. Control maravilloso del partido y el marcador, impotencia total del rival, aparición de Curry en los momentos importantes, máxima ventaja de 14 puntos y 106-119 para concluir, un resultado que habla bien a las claras de la extrema solidez de los vigentes campeones.