JORNADA NBA

/ Playoffs 2018

Los Sixers recuperan el factor cancha con el regreso de Embiid

Embiid, Saric, Belinelli y Simmons forman un cuarteto ganador en Miami

Philadelphia resuelve el partido en el último cuarto con un gran parcial de 14-32

Ángel Mustienes |

Los Sixers ganaron en Miami en el regreso de Joel Embiid y con la victoria (108-128) recuperaron el factor cancha que habían perdido en el segundo partido. Ahora, los de Filadelfia dominan la serie 2-1. Embiid fue de menos a más como jugador enmascarado.

El camerunés jugó el primer partido de playoffs de su carrera con una máscara negra de fibra de carbono protegiéndole el hueso orbital que le dejó sin jugar los 10 partidos anteriores. No fue fácil. Se le vio incómodo en muchos lances del juego, incluso la máscara llegó a perder su estructura por un golpe, pero poco a poco ganó confianza hasta liderar la anotación de su equipo.

La mejor ofensiva de Sixers regresó a los playoffs. Los visitantes anotaron 128 puntos tras meter 18 triples con un 53% de acierto desde la larga distancia y el equipo contó con un cuarteto de lujo que fue capaz de definir un partido que estuvo igualado hasta que llegó el cuarto final.

Al descanso se llegó con victoria de Heat por 64-63, una igualdad que se mantuvo en el tercer cuarto, pero que se rompió en el último con un tremendo parcial de 14-32.

Embiid jugó 30 minutos y terminó con 23 puntos, 7 rebotes y 3 tapones. Junto a él estuvieron Dario Saric (21 puntos, 7 rebotes y 4 triples), Marco Belinelli (21 tantos y 4 triples) y Ben Simmons, que jugó 40 minutos para sumar 19 puntos, 12 rebotes, 7 asistencias y 4 robos de balón. Markelle Fultz solo jugó 4 minutos.

El problema local fue la defensa -algo que brilló en su rival- y el último cuarto.

Miami tuvo a Goran Dragic en 23 puntos y 8 asistencias sin pérdidas de balón y a un gran Justise Winslow, autor de 19 puntos, 10 rebotes y 4 triples. Josh Richardson también estuvo acertado desde más allá del arco y James Johnson se mostró completo un día más.

En el lado negativo, Hassan Whiteside. Se esperaba que jugara más debido a la presencia de Embiid, pero no fue así. Los problemas de faltas, su discreto juego y la falta de sintonía con su entrenador, Erik Spoelstra, le volvieron a dejar fuera muchos minutos. Solo jugó 13.