TEMPORADA REGULAR 2017-2018

Beal y Wall impulsan la victoria de los Wizards en el TD Garden

Se imponen 103-111 ante Boston tras dominar buena parte del encuentro

Nigel Correas |

Wall y Beal impulsaron el triunfo de Washington Wizards
Wall y Beal impulsaron el triunfo de Washington Wizards (Curtis Compton/Zuma Press/Icon Sportswire)

Bradley Beal y John Wall han impulsado el triunfo de los Wizards. En el TD Garden. Derrotando a Boston Celtics por 103-111. En un partido igualado. Aunque los capitalinos casi siempre fueron por delante. Boston sigue perdiendo fuelle en diciembre.

Beal acabó con 25 puntos y 8 rebotes. Su único mal: el desacierto desde más allá del arco. Wall aportó 21 puntos y 14 asistencias. Tras un inicio lento en el que se fue del primer cuarto sin anotar.

Además, 20 puntos de Otto Porter Jr. Acertado en el tiro. Doble-doble de escaso fuste para Marcin Gortat. Buen desempeño de Markieff Morris. Y mal día de los suplentes. A excepción de Kelly Oubre Jr.

Los visitantes perdieron la mitad de balones (8 por 16) que los locales. Pero lanzaron bastante peor de 3 puntos (6 de 26 por un gran 14 de 29).

En Boston, 20 puntos de Kyrie Irving. De más a menos. También 20 de Jayson Tatum. De menos a más. Terry Rozier sumó 16 con 7 rebotes y 4 triples. Fue el líder de una buena segunda unidad. Los suplentes: 43 puntos. El dominicano Al Horford concluyó con 12 puntos, 7 rebotes y 6 pases de canasta. En 33 minutos. Desde la titularidad habitual.

Mientras, Jaylen Brown se lesionó una pierna. Fue en la parte final del encuentro.

El parcial decisivo

Boston había ido siempre a remolque en el marcador. Pero se puso por delante en el último cuarto. Un triple de Tatum puso el 89-87. Y luego amplió su ventaja hasta el 95-90. Parecía que la tendencia triunfal pertenecía a los Celtics. Pero entonces llegó el parcial decisivo: 12-0 para Wizards. Y los capitalinos se pusieron 95-102 a través de una gran jugada. Robo de Wall. Pase a Beal. Mate del escolta al contraataque. Restaban 3:43 para el final.

A partir de ahí lo intentaron los de Brad Stevens. Sin éxito. Porque el partido ya perteneció a Washington.