Tracy McGrady ingresa en el Salón de la Fama

Bill Self, Nikos Galis y el fallecido Jerry Krause entre los 11 nuevos miembros del salón

|

Tracy McGrady, en pleno discurso de ingreso en el Salón de la Fama
Tracy McGrady, en pleno discurso de ingreso en el Salón de la Fama (Mingo Nesmith/Icon Sportswire)

El Symphony Hall de Springfield (Massachusetts) se vistió un año más de gala. Turno para el ingreso en el Salón de la Fama de nuevos miembros. Entre los 11 integrantes del curso 2017 una estrella por encima de todas: Tracy McGrady.

McGrady ofreció un discurso de 9 minutos. Emocionante por momentos. Su "merezco estar aquí" anduvo cargado de humildad. Porque el mismo T-Mac explicó sus dudas sobre merecer tal premio. Su extrañeza al entrar en el Olimpo de los dioses del baloncesto. Su pequeñez al compararse con otras estrellas.

Otro destacado miembro que llega al club en 2017 es el técnico universitario Bill Self. Desde 2003 triunfando con Kansas. Quinto entrenador de dicha universidad en entrar en el Salón de la Fama. Con 54 años.

Y a título póstumo Jerry Krause. El hacedor como general manager de los Bulls de Michael Jordan. Murió hace 6 meses. El premio le llega tarde. Pero le llega.

En el campo internacional, entra el griego Nikos Galis. Pocas presentaciones necesita. Anotador compulsivo. Una leyenda del baloncesto internacional.

Otros miembros

Maravilloso el discurso de ingreso de la exjugadora de baloncesto Rebecca Lobo. Oro olímpico en 1996. Campeona universitaria con UConn. All-Star de la WNBA.

También llega en 2017 al Salón de la Fama el exjugador de Hoosiers y exintegrante de la ABA y la NBA George McGinnis. Y Robert Hughes. A punto de cumplir los 90 años. Una leyenda del baloncesto de high school. El entrenador que atesora más victorias en el instituto.

Además, Muffet McGraw (entrenador del equipo femenino de Notre Dame), los exglobetrotters Mannie Jackson y Zach Clayton, más Tom Jernstedt. Éste fue directivo de la NCAA desde 1972 a 2010. 

Un amplio abanico de figuras en sus trabajos. Un elenco que entra por méritos propios en el salón más famoso.