PREVIA NBA 2015-16: Todos contra el Rey

LeBron James y sus Cavaliers aparecen un año más como el rival a batir

|

Estamos a pocas horas del inicio de la temporada 2015-16 en la NBA. El mayor espectáculo del mundo se dispone a levantar el telón. Para mí, esta se antoja una de las temporadas más igualadas y con mayores alicientes que recuerdo en los últimos 15 años.

¿Será, por fin, la hora de Chris Paul y sus Clippers? ¿Repetirán los Warriors? ¿Será la retirada dorada de Tim Duncan y Manu Ginóbili? ¿Se colarán en playoffs los Lakers? ¿Podrá enderezar George Karl a los Kings? ¿Sabrá domar y dosificar Billy Donovan a los Thunder?

Pero, sobre todo… ¿Se llevarán el anillo los Cleveland Cavaliers?

No nos engañemos. Todos quieren derrotar al rey. Todos quieren ver, otra vez, caer a LeBron James y sus compañeros. Y más ahora que han renovado a Tristan Thompson con una cantidad -para mí- desorbitada en relación calidad/precio. Según la mayoría de general managers, los Cavs son el enemigo a batir. LeBron, Kyrie Irving, Kevin Love, Thompson, Timofey Mozgov, J.R. Smith, Anderson Varejao, Iman Shumpert, Mo Williams

La calidad, experiencia y hambre de anillos que se unen en este equipo dirigido por David Blatt es considerable y, por ello, merecen estar en el top 3 de equipos aspirantes al anillo (junto con San Antonio y Golden State).

Sinceramente, creo que no tendrán problemas para ser el nº1 del Este (a muy estirar, el nº2 si hay lesiones o se relajan en el tramo final). Pero con esto no es suficiente. Como ha demostrado Gregg Popovich con los años (o Phil Jackson), lo importante es llegar centrado y fresco a los playoffs. Esa debe ser la tarea de Blatt: que en abril de 2016 los Cavs sean temibles.

Pero no solo la NBA son los Cavs. Hay tantas cosas para destacar… Veamos.

Hablemos de rookies

Un chico como Karl-Anthony Towns está llamado a ser un 15+10+2 en los Wolves desde el minuto 1. Y apuesto a que lo firma en un 90%. Sobrado de talento. Mucho más hecho para la NBA que su compañero de promoción Jahlil Okafor (en mi humilde opinión), se encontrará en los Wolves a otro rookie interesante: Nemanja Bjelica.

El serbio es un ala-pívot con un excelente tiro de tres, gran primer paso, visión para el pase y experiencia suficiente como para que la presión no le pese demasiado. Sonrío pensando lo que pueden hacer este dúo con la ayuda de Andrew Wiggins, Ricky Rubio y Zach LaVine

Otro novato al que me interesa ver es Frank Kaminsky. Y creo que ha caído en el lugar adecuado. Su pareja de baile es Al Jefferson, un seguro de vida. Y le cubren las espaldas el todoterreno Nico Batum, la pareja de ex Huskies Kemba Walker-Jeremy Lamb y un tirador como P.J. Hairston. Añadimos a Jeremy Lin y Spencer Hawes y creo que estos Hornets pueden meterse en playoffs.

Nombres como Mario Hezonja (Magic), que seguro que se divertirá con Victor Oladipo, Elfrid Payton, Tobias Harris, Nikola Vucevic y Evan Fournier como compañeros, o D'Angelo Russell, que encontrará en Julius Randle –estad atentos a este chico- el socio ideal en unos Lakers que esperan que Kobe Bryant pueda aportar y que Jordan Clarkson, Lou Williams y Roy Hibbert sumen para alargar la temporada más allá de mediados de abril.

Entre los posibles ‘robos’ del draft, me centro en Bobby Portis (pick nº 22, Bulls). Un portento físico que ha ido a parar a Chicago, donde hay un elenco de interiores que dan miedo –Pau Gasol, Joakim Noah, Nikola Mirotic y Taj Gibson-.

Pero Portis es un ‘4’ capaz de rebotear, taponar, correr, presionar. Puede que sea el momento de sacarse a Gibson en un traspaso y reforzar el perímetro (bases/escoltas), dejando que el ex de Arkansas asuma el rol de suplente de Mirotic en la posición de ala-pívot. Sus medias en pretemporada (12 puntos, 6,8 rebotes, 54% tiros de campo en 21 minutos) así lo auguran.

Sangre nueva en los banquillos

También tenemos entrenadores novatos como el mencionado Donovan (Thunder) o Fred Hoiberg (Bulls). Dos banquillos calientes y que están acostumbrados a tener a sus equipos en playoffs, aspirando a las Finales de Conferencia año tras año.

Donovan viene de Florida y tiene carisma y carácter, veremos si es capaz de juntar a Russell Westbrook, Dion Waiters, Kevin Durant, Serge Ibaka o Enes Kanter y que no haya heridos. Recordemos que sólo se juega con un balón…

Hoiberg dará aire fresco a los de Illinois. El corsé de Tom Thibodeau se rompió de tanto usarlo, y hay que liberar costuras. Más espacios para Doug McDermott (letal desde triple), Mirotic y Jimmy Butler. Más minutos para Tony Snell, aportación de Portis y más capacidad de ayudas en las defensas, donde hombres como Mike Dunleavy, Noah y Kirk Hinrich serán clave. Creo que Pau y Derrick Rose agradecerán el cambio de dirección. ¿Y el resto de banquillos?

Popovich ha concentrado mucho talento en los Spurs. Un juego interior infinito (Duncan, LaMarcus Aldridge, Boris Diaw, David West, Boban Marjanovic) y un líder claro -Kawhi Leonard- deben ser las señas de identidad de este curso. Algunos ya les dan el anillo antes de empezar…

Sin Steve Kerr (baja por lesión), los Warriors tienen que demostrar que lo suyo no es flor de un día. La dupla Stephen Curry & Klay Thompson es letal. Imparables. Solo con que los demás aporten en sus parcelas (defensa, pase, rebote, ayudas, tapones…), los Warriors estarán en el top 3 del Oeste.

Doc Rivers tiene una de las plantillas con mayor calidad que ha trabajado nunca y una de las mejores –a priori- de la NBA. Pero… ¿serán capaces de jugar unas Finales de Conferencia? Esta es la gran pregunta. A CP3 se le acaba el tiempo para demostrar que es el mejor base de la liga, Blake Griffin quiere optar al MVP, Paul Pierce ha venido para llegar lejos. Muchas ilusiones y talento, aunque este curso parece el “o ahora o nunca”.

Karl tiene en Sacramento una tarea complicada: centrar a DeMarcus Cousins, Rajon Rondo, Rudy Gay y Ben McLemore. Suena a utopía, pero es la única manera de que estos chicos jueguen playoffs. A ver si la llegada de Kosta Koufos, Marco Belinelli y Willie Cauley-Stein ayuda a encontrar la calma.

¿Y el MVP? Si los Pelicans entran en playoffs, creo que caerá en Anthony Davis. Se me acaban los adjetivos hacia él. Otros aspirantes serán Durant (se muere de ganas de tener otro), Griffin, James Harden o incluso Irving, si es que LeBron se centra en otras partes del juego y da alas a su compañero.

Tantas y tantas quinielas por decir o hacer en estos momentos. Sólo deseo una cosa: ver rodar de nuevo el balón naranja en la mejor liga del mundo. Lo demás, vendrá solo.

(Albert Molinari es redactor de ultimatenba.com y co-presentador de MARCANBA en Radio Marca Barcelona)