TEMPORADA REGULAR 2017-2018

Boston también doblega a Warriors para su 14ª victoria consecutiva

Jaylen Brown lidera una victoria (92-88) basada en el trabajo defensivo

|

Los Celtics son un equipo imparable (Torrey Purvey/Icon Sportswire)

Un equipo imparable. Eso es lo que son ahora mismo los Boston Celtics, sin Gordon Hayward, con Kyrie Irving embutido en su máscara (anoche se la quitó)... nada importa cuando tienen a un rival enfrente y da igual si ese rival, como es el caso de Warriors, está investido por el aura del poder.

Anoche, Boston volvió a ganar. No lo hizo a partir de un espectáculo ofensivo, no. Lo consiguió a base de desfigurar el juego de Warriors con una práctica defensiva ejemplar. ¡Y el equipo de Brad Stevens suma ya 14 victorias consecutivas para liderar el Este con la mejor marca de la liga: 14-2!

Warriors entró en la noche con una media de 119,6 puntos y terminó perdiendo con su peor ataque de la temporada: 92-88.

Nada hacía presagiar tal desenlace cuando Golden State se fue del primer cuarto ganando 18-28. Tras ello, ¡Boston dejó a Warriors en 60 puntos en los 3 siguientes cuartos! Lo nunca visto.

Boston ganó el partido anotando solo el 33% de sus tiros de campo y el 22% de sus triples. Acabó con tan solo 15 asistencias. Porque, en realidad, la diferencia estuvo en los tiros libres. Los locales lanzaron el doble que los visitantes (38 por 19). Y en la defensa, claro.

La noche de Jaylen Brown

El partido tuvo un emocionante desenlace. Kevin Durant dispuso de tiro para empatar a 90, pero erró. El rebote se lo quedó Al Horford y llegaron tiros libres decisivos para Jayson Tatum a 6 segundos de la conclusión. Al novato no le tembló el pulso, anotó los 2 y cerró así el éxito local.

Jaylen Brown fue el mejor del partido. Sumó 22 puntos y 7 rebotes en una noche muy especial por la muerte de su mejor amigo.

Le secundaron en Boston Horford (18 puntos y 11 rebotes) y Kyrie Irving, aunque solo hiciera 16 con una serie de 4 de 16. Irving y Stephen Curry se anularon. Porque la noche de Curry fue nefasta: 9 puntos con 3 de 14 en el tiro. Todo el quinteto de Celtics estuvo en 10 o más puntos. Y el bueno de Irving mejoró tras quitarse la máscara siendo muy importante su concurso en el último cuarto.

En Warriors, además de la negra noche de Curry, mal día también de Klay Thompson sin que Draymond Green diera un paso adelante en ataque. El máximo anotador de los perdedores fue Durant con 24 puntos.