TEMPORADA REGULAR 2017-2018

Debacle de los Cavs ante los Knicks en Cleveland (95-114)

Tim Hardaway Jr. y Kristaps Porzingis ridiculizan al equipo de LeBron James

|

LeBron, Wade y compañía andan en plena depresión deportiva (Leah Klafczynski/Zuma Press/Icon Sportswire)

Los Cavs vivieron otra noche de pesadilla. El equipo de Cleveland no para de encadenar ridículos partidos en plena fase de urgencia por mucho que LeBron James quiera quitar hierro al asunto. Ante los Knicks... 95-114. Debacle en toda regla.

Cleveland ha perdido 4 de sus últimos 5 partidos, pero lo peor es que ha cedido ante equipos sin pedigrí, escuadras como Magic, Nets, Pelicans (único equipo con talento de este grupo victorioso) y Knicks. 

Anoche, más de lo mismo. Los intrascendentes Knicks pasaron por encima de unos irreconocibles Cavs como si fueran una apisonadora sin importar el regreso al juego del lesionado Derrick Rose, que jugaba ante su exequipo. Tyronn Lue no para de hacer cambios en el quinteto inicial y no consigue más que confundir a sus jugadores. El resultado de todo: 3 victorias y 4 derrotas.

Tim Hardaway Jr. y Kristaps Porzingis se cargaron a unos frágiles Cavs. El primero terminó con 34 puntos y 8 asistencias tras un fantástico primer tiempo y el letón sumó 32 puntos y 12 rebotes.

Además, 18 puntos y 12 rebotes de Enes Kanter y doble-doble de Courtney Lee. New York adoptó una rotación de 9 jugadores en la que no entró Willy Hernangómez.

Desastre sin paliativos

Los Cavs se fueron perdiendo al descanso por 54-62 con 24 puntos del visitante Hardaway, que por fin explotó en la presente temporada. Cedían ya por 17 puntos (75-92) al final del tercer cuarto y solo tuvieron una mínima esperanza cuando se pusieron a 6 puntos en el último período, pero fue un espejismo.

Kevin Love fue su mejor hombre con 22 puntos y 11 rebotes, LeBron apenas sumó 16 en ataque, Rose anotó 15 en su vuelta y José Manuel Calderón dispuso de 2 minutos de juego en el final intrascendente del partido.

Pero nada funcionó. Jae Crowder no fue Jae Crowder jugando como suplente, Tristan Thompson es un jugador perdido, Dwyane Wade anda sin alma por la pista, la ofensiva local no llegó al 40% en el tiro y la defensa fue un desastre.