Todos contra Cavs y Warriors

En la era de los súper equipos todos quieren batir a los equipos de Lue y Kerr

|

Ya lo comentó Michael Jordan: “Hay dos súper equipos y el resto es basura”. Quizás demasiado fuertes sus palabras, pero palabras que no esconden lo evidente: todos quieren batir a los Cavaliers y Warriors.

Los Súper Equipos

El equipo de Steve Kerr no ha tenido grandes adquisiciones este curso, pero mantiene todo el bloque del curso pasado y con ello sigue siendo el máximo aspirante a conseguir el anillo.

Tener sanos y motivados a Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green y Kevin Durant es suficiente arsenal como para tener garantías de aspirar a las Finales. Y a ello unimos un bloque serio y curtido de suplentes, el súper equipo está ahí. Y lo saben los otros 29 equipos. Durant aspira a ser MVP, y créanme que irá seguro a por el premio.

Pero hay un equipo que puede mirarle a los ojos. Algunos creen que no es para tanto, pero yo creo que su potencial es enorme. Hablo, cómo no, de los Cleveland Cavaliers.

Tyronn Lue sigue contando con dos de los jugadores clave de las Finales del curso pasado: LeBron James y Kevin Love. Cierto que han perdido a un jugón como Kyrie Irving, pero es que lo que han recibido es para tenerlo muy en cuenta: Isaiah Thomas, Jae Crowder y Ante Zizic.

Obtienen un base potente, con una especial adicción a aparecer en los últimos cuartos de los partidos, siendo decisivo habitualmente. Tiene la cadera tocada, y puede que no lo veamos al 100% hasta dentro de un tiempo, pero no es problema.
Para ello, han fichado a Derrick Rose, el que fuese MVP en 2011 y que parece que sin ser tan espectacular como antaño, sigue siendo un gran jugador y que aportará seguro en varias facetas.  Como tercer base, el español José Manuel Calderón, que con su fiabilidad en el tiro, sus pocas pérdidas y su IQ en cancha, sabrá aportar su experiencia a un equipo campeón.

Crowder es uno de los aleros más físicos de la NBA y un consumado defensor. Ideal para jugar al small ball, tendrá en LeBron un aliado tras años de tenerlo que cubrir.

Y la guinda es Dwyane Wade. El ex de los Heat recae en los Cavs tras la llamada de LeBron. Amigos desde 2003 y tras jugar cuatro años juntos, el de Chicago no podía dejar pasar esta oportunidad. Está por ver su nivel, su físico, su ritmo. Pero, señores, es Wade. Al 60% será mejor que muchos suplentes de la Liga. Si se dosifica será clave para los playoffs.

Por todo ello, los Cavs son aspirantes al anillo. LeBron, Wade, Thomas, Rose, Crowder, Love …. Suficientes nombres y galones para tenerlos muy en cuenta. Ellos son el segundo súper equipo de la NBA.

Aspirantes a dar mucha guerra

Se han movido muchos equipos y algunos han conseguido salir muy reforzados. Esto dará vida a la liga, a la espera de los cambios en febrero de 2018. Los aspirantes son:

Oklahoma City Thunder

Russell Westbrook es MVP. Ya con ello es suficiente para ir hacía arriba. Pero es que Sam Presti ha conseguido que llegasen a OKC dos All-Stars: Paul George y Carmelo Anthony.

George sale del Este para ir al Oeste. Sale de los Pacers donde lo dio todo pero no tuvo fortuna y llega a unos Thunder que tienen un hambre voraz. Su físico es perfecto para complementarse con Westbrook.

Melo, un alero fiable, gran tiro, experto y con ilusión, será el tercer mosquetero. Cierto es que han perdido a Oladipo, Gibson, McDermott, Kanter y Sabonis, pero lo que les ha llegado bien merece la pena. Deberán ajustar banquillo, roles y egos. Billy Donovan tiene un Ferrari, a ver si sabe conducirlo…

Minnesota Timberwolves

Sin Ricky Rubio, nueva era. Llegan una gran cantidad de jugadores: Jimmy Butler, Jeff Teague, Jamal Crawford, Aaron Brooks, Taj Gibson. Mucho arsenal ofensivo sin descuidar lo defensivo.

Butler y Gibson se unirán a su ex coach, Tom Thibodeau. Junto a los cachorros Wiggins y Towns, este equipo tiene muy buena pinta. Los esperamos en zona playoffs.

Boston Celtics

Pierden a Isaiah Thomas, Jae Crowder, Avery Bradley y Ante Zizic. Pero les llegan Kyrie Irving, Gordon Hayward y el rookie Jason Tatum.

Sinceramente, salen ganando. Estos tres nombres, junto a Jaylen Brown, Al Horford y Marcus Smart darán un cambio ofensivo claro y mucha más movilidad de balón. Stevens sabe que tiene un gran equipo y que deben pelear (otra vez) para llegar a las Finales.

Houston Rockets

La llegada de Chris Paul ya es un premio por sí solo. Únele a James Harden, Eric Gordon, Trevor Ariza, Clint Capela y Ryan Anderson y tienes un aspirante a todo.

Por si fuera poco, PJ Tucker también se ha unido a Mike D’ Antoni y sus chicos, reforzando la posición de alero y siendo fuertes en el rebote. Creo que nos divertiremos mucho viendo a estos Rockets.

Los fiables de la liga

Luego hay un grupo serio, estable y que seguro que estarán en el top-4 de sus conferencias. Los Spurs han conseguido retener a Aldridge, Gasol y Ginobili, han fichado a Rudy Gay como alero suplente y a Joffrey Lauvergne como pivot. Junto a los jóvenes Murray, Anderson y Bertans y los consolidados Green y Mills, son una muy buena plantilla para ir de la mano de su líder: Kawhi Leonard.

Los Wizards con Wall, Beal, Porter y Oubre seguirán siendo un rival temible para los equipos del Este. Un paso delante de cada uno de estos chicos puede darles alegrías y cotas lejanas.

En Canadá no quieren perder la ilusión y siguen apostando por el binomio DeRozan-Lowry. Si las lesiones les respetan, los Raptors presentarán batalla. Con Ibaka, Valanciunas, CJ Miles y Powell deberían poder luchar por el top-4 del Este sin demasiados problemas.

Los Blazers saben que deben subir un peldaño sus acciones para ir a playoffs y aspirar a estar en segunda ronda. Lillard, McCollum, Nurkic forman el tridente que debe hacerlo posible. No los perdamos de vista.

Sin CP3, los Clippers puede que pierdan el timón. Pero Milos Teodosic quiere ser importante y no tiene que demostrar nada. Si le dan minutos, tienen base para tiempo. Junto con la dupla interior demoledora (Griffin y Jordan), han conseguido traerse a Lou Williams, Danilo Gallinari, Samuel Dekker, Montrezl Harrell y Willie Reed para fortalecer el bloque, el rebote y tiro exterior. Está por ver si con ello es suficiente.

El resto de equipos depende mucho de lo que hagan estos que he comentado. No es que sean malos, pero siguen estando un escalón por debajo en el momento del pitido inicial.

Lakers, Pistons, Bucks, Heat, Grizzlies o Nuggets podrían venirse a arriba ya que tienen recursos para ello. Pero para ser cabezas de serie de sus conferencias necesitan algo que de momento no han demostrado o por lo menos no se les presupone. Pero como la temporada es muy larga, todo es factible.

Los ilusionantes nombres propios

Cada año tenemos jugadores que dan un paso adelante y estamos a la expectativa de que den el segundo. Su evolución continua. En este selecto grupo destacan (para mí) estos nombres:

Giannis Antetokounmpo. El Cyborg 2.1 de la NBA. Capacidades increíbles para un jugador de 2,11 que puede jugar en todas las posiciones de la cancha. ¿Hasta donde puede llegar?

Anthony Davis & DeMarcus Cousins. La gran dupla, los hermanos Pelícano. Por potencial, edad, peso, centímetros y habilidades son la mejor pareja interior de la NBA en años. Otra cosa es su regularidad, su físico (lesiones), su carácter (técnicas). Pero tenerlos juntos es para soñar. AD23 es el Cyborg 2.0  (llegó antes que Anteto) y DC es el pívot más completo desde Shaquille O’Neal. Con ganas de ver cómo juegan, dónde llegan, qué pueden crecer uno al lado del otro.

Joel Embiid & Ben Simmons. El pivot se mueve como Hakeem Olajuwon, tira como Ewing, pasa como Duncan… aunque todo a una velocidad más lenta. Eso sí, es una delicia verlo jugar. Y del rookie, podemos decir que es el Cyborg 3.0. Con 2,08 quiere ser el base del equipo. Lo veremos coquetear con el triple-doble muchos partidos, y ellos deben hacer que los 76er sean una realidad (junto con Fultz y Saric).

Jason Tatum. El asesino sutil. Desde Kevin Durant, no veía un rookie con las aptitudes ofensivas y de trabajo en el rebote como las que tiene Tatum. Un alero puro, capaz de anotar 20 puntos desde cualquier lado, que apoyará a los pívots y que sólo vemos el 50% de lo que puede ser a medio plazo. Un premio para Brad Stevens y los Celtics. Atentos a él, será decisivo en pocos años en la NBA.

Bogdanovic. Dos hombres, un apellido. Uno de ellos en Indiana (el croata, Bojan) y el otro en Sacramento (el serbio, Bogdan). El primero tiene la oportunidad de ser relevante después de su buena actuación en los Wizards el año pasado. El segundo es debutante y tras tener un año de cine en Europa (campeón Euroliga y medalla de plata en Eurobasket) ha entrado por la puerta grande a la NBA de la mano de Divac. Se espera mucho de él en un equipo con mucho jugador joven y sin un líder natural claro.